Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cadena de sospechas e irregularidades

Las irregularidades en Hacienda, y más concretamente en el brazo inspector de la Agencia Tributaria, comienzan a menudear; o, mejor dicho, empiezan a conocerse. Aunque los responsables del Ministerio de Economía y Hacienda insisten en que no hay una trama, sino casos aislados,la proliferación de situaciones semejantes da a entender que existen resquicios para comportamientos corruptos. El caso que más escándalo ha causado hasta el momento es el de José María Huguet y Ernesto de Aguiar, tras conocerse que mantenían cuentas multimillonarias en Suiza. Ellos admiten sólo que ocultaron a Hacienda cuantiosísimos beneficios de inversiones en Bolsa (falta que ya habría prescrito), mientras trabajaban en perseguir lo que ocultaban los demás. La Fiscalía Anticorrupción ha revisado más de 500 actas de inspección, por si parte del dinero procediera del pago de "favores" fiscales.

Además de los casos Pernas y Huguet-Aguiar, en Barcelona se investiga por un juzgado si la sociedad Expo-Hotel pagó a inspectores fiscales para que ocultaran irregularidades. En este asunto, Huguet ha sido imputado por la fiscalía, y está denunciado como presunto intermediario entre la empresa y los inspectores el diputado de CiU Joan Granados.

Finalmente, en Madrid un juez investiga otra red de chantajes a empresas en la Inspección de Hacienda. En el centro se haya presuntamente el inspector Mariano Navarro Rubio, actualmente imputado por cohecho y falsedad en documento público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de julio de 1999