Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro casos y cinco investigaciones

Incluyendo la investigación de Madrid, son ya cuatro los grandes casos relacionados con presuntas corrupciones en Hacienda que actualmente se investigan en los juzgados. El primero de ellos es el de los dos ex altos cargos de Hacienda en Cataluña José María Huguet y Ernesto de Aguiar, quienes ya han reconocido haber sido titulares de sendas cuentas en Suiza en las que ingresaron cientos de millones no declarados al fisco. La mayor parte de ese dinero procedía de cuentas en Suiza del ex ejecutivo de Torras Javier de la Rosa y del ex abogado del grupo Juan José Folchi, aunque Huguet y Aguiar niegan que los ingresos tengan relación con Torras. Sobre este caso se siguen dos investigaciones conectadas. Una la dirige la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios en el marco del caso Torras y pretende esclarecer si los ex altos cargos recibieron el dinero a cambio de favores en la inspección de esas empresas o de las de sus ex ejecutivos.

Precisamente, mañana, martes, declaran ante la juez por este tema Folchi, Huguet, Aguiar y el inspector Manuel Abella. La juez ordenó hace unas semanas el registro de los despachos de los principales implicados y mantiene el secreto sobre la documentación requisada durante esas acciones.

La segunda la lleva a cabo la Fiscalía Anticorrupción y abarca lo ocurrido en Hacienda en Cataluña durante la época en la que Huguet y Aguiar ocuparon sus cargos de jefe de la Inspección y delegado especial, respectivamente. Este periodo abarca los años 1986-1994.

El tercer episodio está relacionado con el jefe de inspección provincial Álvaro Pernas, a quien Hacienda denunció ante la fiscalía de Barcelona por tres presuntos intentos de cohecho al ofrecer a tres empresas favores en las actas de inspección a cambio de pagos en metálico, según denunciaron los propios afectados ante el responsable de la Inspección en Cataluña. Esta investigación sigue en marcha en manos de la fiscalía, que aún no lo ha llevado a los juzgados.

El último caso también está relacionado con Huguet; se trata de la inspección a la empresa Expo-Hotel, de Barcelona. Según una denuncia presentada en 1994 y que fue archivada inicialmente por un juzgado, pero que la Audiencia de Barcelona obligó a reabrir, Huguet supuestamente recibió dinero a cambio de no denunciar a la empresa por fraude fiscal. En esta misma denuncia se implica al diputado de CiU en el Parlament Joan Granados, quien fue socio del propietario de la empresa hotelera, como supuesto intermediario. Granados, sin embargo, no está imputado en el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de junio de 1999