Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jóvenes de Aspe y Elche piden más inspectores contra los accidentes laborales UGT culpa a las empresas de los siniestros

Vecinos de Aspe (Vinalopò Mitjà), sindicatos y representantes de los consejos de la juventud de esta población y de Elche, se concentraron ayer para exigir más inspectores de Trabajo contra la siniestrabilidad laboral. La protesta, celebrada en el centro de Aspe, se convocó tras el accidente laboral que costó la vida el pasado martes a José Francisco Martínez, un joven que trabajaba sin contrato.

Los consejos de la Juventud de Aspe y Elche, junto con representantes del sindicato UGT, exigieron ayer que se "fortalezcan los recursos humanos de la Inspección de Trabajo", durante la concentración que tuvo lugar en Aspe por la muerte el martes de José Francisco Martínez Pastor mientras trabajaba sin contrato en una fábrica de esta localidad. En el comunicado leído por ambos consejos tras la concentración, denunciaron "la creciente siniestralidad laboral entre el colectivo juvenil, que en nuestra comunidad produce cerca de 25.000 accidentes laborales al año", y compararon la situación de España con la del tercer mundo con la única salvedad, añaden, de que "en nuestro país podemos evitarlo, ya que tenemos los recursos suficientes y las leyes necesarias". El secretario comarcal de UGT, Vicente Prieto, dijo que la ley de Salud y Seguridad Laboral es una normativa que "no se aplica", y destacó que "el 80% de los accidentes laborales se podrían prevenir si se cumpliera la ley". En este sentido, responsabilizó tanto a los empresarios como a la Administración de que no se aplique porque, "no hay cultura para llevarla a cabo". Incidió también en el trabajo temporal como causa del aumento de la siniestralidad laboral ya que, dijo, "se trata de un trabajo de rotación, la mayoría de las veces sin contrato y sin conocimiento del trabajo que se realiza". José Francisco Martínez, de 18 años, murió durante la madrugada del martes aplastado por una máquina cuando trabajaba en la fábrica Industrias Plásticas La Serranica. Según CC OO, el joven no estaba dado de alta en la Seguridad Social, a pesar de que llevaba un año trabajando para esa empresa. Este sindicato sostiene que La Serranica fue denunciada hace siete meses ante la Inspección de Trabajo por utilizar mano de obra de forma irregular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de junio de 1999