Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Se acabó la guerra y...

Defendían la guerra, y a quienes no la quisimos nos tacharon de comunistas o de totalitarios, o de corderitos pacifistas, y bien, se acabó la guerra, al precio de un país devastado y un pueblo entero en la diáspora, se acabó la guerra, llega la paz y, sin embargo, Milosevic continúa en el poder, y, sin embargo, sólo hay más odio. Las soluciones violentas no son soluciones, sino parches, sino al fin más sangre que acrecienta la hemorragia de problemas que deberían solucionarse hablando, que sólo pueden solucionarse de veras hablando, comprendiendo y, sobre todo, educando en la no violencia. La historia nos demuestra que la paz que se consigue con la guerra es siempre la semilla de otra guerra. Los que no quisimos esta guerra no somos cobardes ni totalitarios. Sólo queríamos y queremos plantar otras semillas que germinen un mundo más humano.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de junio de 1999