Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BELÉN MAYA BAILAORA "Triunfar con un cuadro flamenco en el extranjero no tiene mérito"

La bailaora Belén Maya (Nueva York, 1966) actuará por quinta vez en los Festivales de Música y Danza de Granada, cuya 49 edición comienza mañana. La primera fue con 19 años y de la mano de su padre, el también bailaor Mario Maya. Pregunta. Usted es hija de un granadino del Sacromonte. ¿Cómo es que nació en Nueva York? Respuesta. Porque llegué de improviso. Mi madre, Carmen Mora, también bailaora, estaba de gira allí con mi padre. Ellos previeron tenerme en España, pero como nací con sólo seis meses no pudo ser. P. En el espectáculo de mañana se realiza un curioso ejercicio de fusión. R. La coreografía se baila con música tradicional hebrea, africana y flamenca. Yo vengo de artista invitada y bailo con música de guitarra. Se trata de un encargo del propio Festival, con una mezcla interesante. Ramón Oller, el coreógrafo, combina muy bien los estilos y el resultado es magnífico. P. ¿Por qué la compañía que usted creó en 1996 estaba integrada únicamente por mujeres? R. Porque en aquel momento las mujeres no teníamos muchos espacios donde bailar y transmitir lo que sentíamos. Solemos trabajar como solistas, porque en el flamenco falta colaboración entre las mujeres. Así que llamé a bailaoras de Sevilla muy buenas, pero poco conocidas como Isabel Bayón, Rafaela Carrasco y Yolanda Heredia, y empezamos a trabajar en grupo. P. ¿Obtuvieron buenos resultados? R. En los dos años que estuvimos juntas el público nos acogió muy bien, pero me arruiné económicamente. Acometí una inversión propia, sin subvenciones ni ayudas. Algo que no se puede hacer. Aunque fue un golpe emocional muy duro ya estoy ahorrando para empezar de nuevo. P. Fue entonces cuando actuaron en Australia. ¿Cómo acogen el flamenco en las antípodas? R. Les encantó, quizá porque no tienen prejuicios y lo reciben como un soplo de aire fresco. Estuvimos en Perth, Melbourne y Sidney y llenamos siempre. Aunque triunfar en el extranjero no tiene mucho mérito, porque no conocen el flamenco y hasta el peor les parece bueno. P. ¿Cree que el gusto por el flamenco está resurgiendo entre los jóvenes? R. Sí. Quizá sea atribuible al trabajo de fusión realizado por artistas también jóvenes, como Quetama, Niña Pastori y Joaquín Cortés. Aunque lo que hacen no es flamenco, a la gente le pica la curiosidad y se interesa por buscar el cante y el baile más tradicional. P. ¿Ha mejorado la calidad del Festival desde su primera participación? R. La calidad es muy buena. Y el entorno del Generalife es precioso, pero no ayuda a actuar. El sonido rebota y hay veces que te pierdes. Además es muy grande y hace bastante frío.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de junio de 1999