Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación reformará la ESO y el bachillerato para potenciar los estudios de música y danza

El Gobierno creará un modelo especial de enseñanza superior para las disciplinas artísticas

Muchos estudiantes abandonan los estudios artísticos de música y danza cuando llegan a la enseñanza secundaria obligatoria (ESO), lo que repercute en el número de músicos y bailarines profesionales que salen de las aulas españolas. En los nuevos estudios oficiales de grado elemental y medio de la LOGSE hay 70.940 niños estudiando música en 570 centros oficiales y 10.968 danza en 109 centros. De los alumnos que inician estos estudios, no más del 15% llega al grado medio de los estudios artísticos y sólo el 8% al superior. El mayor abandono se produce cuando tienen que compaginar los estudios de grado medio artísticos con los cursos de la ESO (a partir de los 12 años). Estos alumnos estudian de media siete horas extras de clase a la semana en el caso de la música y 21 en el de la danza. Con el fin de rebajar esa carga lectiva, el Ministerio de Educación reformará la ESO y el bachillerato para convalidar a los chicos que estudian en los conservatorios algunas asignaturas de los institutos, como educación física, música y algunas materias optativas. El Gobierno está ultimando un real decreto para cambiar la secundaria y otro para el bachillerato, que estarán listos este mes y se espera que apruebe el Consejo de Ministros tras el verano, según explica la subdirectora de Enseñanzas Artísticas del Ministerio de Educación y Cultura, María Tena.

De los 70.940 alumnos que estudian música en centros oficiales, 61.239 están en el grado elemental (formado por cuatro cursos) y 9.701 en el grado medio (seis cursos). Otros 5.310 jóvenes cursan el grado superior (dos cursos), equivalente a una licenciatura y en el que aún no ha implantado el plan nuevo de la LOGSE.

"Es una reforma complicada", explica Tena, "hay que analizar bien las materias de secundaria y bachillerato que es conveniente convalidar, establecer una lista de institutos en los que estos alumnos tengan prioridad para estudiar y ver cómo éstos se podrían coordinar con los conservatorios".

Empezar demasiado tarde

Los técnicos que están elaborando el proyecto creen que la mejor solución es convalidar los estudios de distintos cursos. Esto quiere decir convalidar, por ejemplo, la materia de música de segundo de ESO a los estudiantes que superen un año inferior de música, el primero de grado medio. "Así, la medida afectaría también a los alumnos que estudien cursos más bajos de música que de secundaria, algo que ocurre a muchos estudiantes porque empiezan a estudiar música tarde. Lo ideal es que lo hagan a los seis o siete años", añade Tena. Educación también está ultimando otra medida para favorecer la producción de profesionales de distintas ramas artísticas: la creación de escuelas superiores especiales, independientes de la universidad, en las que se formen los profesionales en música, danza, arte dramático, cine, diseño y restauración. La Conferencia Sectorial de Educación encargó el pasado 22 de diciembre un dictamen, que coordina el ex secretario general de Educación Francisco López Rupérez, para estudiar la situación en la que se encuentran estas enseñanzas en cada comunidad y ver la posibilidad de crear un régimen jurídico especial para los centros de enseñanzas artísticas. El documento estará listo en julio.

Se da la incongruencia de que la música, la danza, el arte dramático y la restauración se estudian en centros de secundaria, pero a los alumnos que concluyen el grado superior se les da un título que equivale a una carrera. De cine no hay centros oficiales, y de diseño el Gobierno tiene previsto aprobar en unas semanas un título equivalente a una diplomatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 1999