Israel garantiza a sus aliados del sur de Líbano que no les abandonará tras la retirada de sus tropas

El sur de Líbano vivió ayer una jornada histórica al producirse el primer repliegue de las tropas de ocupación desde que se iniciara la invasión israelí hace más de 20 años. Las milicias del Ejército del sur de Líbano -aliadas de las tropas israelíes- al mando de su general, Antonie Lahad, abandonaron la posición de Rum en las puertas de la localidad de Yezin, desde donde proseguirán su repliegue hasta salir definitivamente del enclave, de unos 200 kilómetros cuadrados, en poco menos de 15 días.El Gobierno de Israel -que ayer reunió con carácter de urgencia al gabinete de crisis para discutir la situación en el Líbano- ha prometido que no abandonarán a sus aliados y que les darán cobijo donde sea necesario. El ministro saliente de Defensa, Moshe Arens, declaró a la radio militar israelí: "Haremos todo lo posible para proteger al general Lahad y a sus hombres".

Sin embargo, unos 70 mercenarios han preferido en los últimos días entregarse a las autoridades de Beirut con la esperanza de obtener perdón y clemencia a pesar de haber colaborado con el enemigo. La clemencia del Gobierno libanés, en cualquier caso, no alcanzará a los responsables de estas tropas, entre ellos al propio Lahad y a sus más íntimos colaboradores, ya que en 1995 fueron condenados a muerte por un tribunal de Beirut, que los juzgó en rebeldía.

Las fuerzas mercenarias libanesas abandonaron la posición estratégica de Rum llevándose todos los enseres personales y el material militar, incluidos los vehículos de transporte de tropas M-113 de fabricación norteamericana y los tanques T-55, que fueron cedidos en su día por el Ejército israelí. Los milicianos, en su retirada hacia Yezin, fueron hostigados por la guerrilla integrista del Hezbolá, que ocasionó dos bajas, mientras los aviones de Israel trataban de proteger la retirada de sus aliados bombardeando las aldeas cercanas, como en jornadas anteriores.

La ciudad de Yezin, una localidad prácticamente fantasma sin apenas supervivientes, vive con tranquilidad sus últimos días de ocupación, sirviendo de refugio a un grupo de 250 milicianos pro israelíes de Lahad, quienes se habían concentrado ayer allí esperando, nerviosos, alguna comunicación sobre su destino definitivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de junio de 1999.

Lo más visto en...

Top 50