Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES 13-J

Sabanés promete a los homosexuales el matrimonio civil y la adopción de niños

Inés Sabanés apuesta por un Madrid "diferente y en libertad". Eso lo dejó claro ayer, durante su visita al barrio de Chueca, en donde prometió a representantes de los colectivos homosexuales que, en caso de ganar las elecciones, impulsaría en la Comunidad la creación de una ley de parejas de hecho.Pero la principal promesa de la candidata de Izquierda Unida a la alcaldía de Madrid es el matrimonio civil homosexual: "Nosotros nos inclinamos por esa opción, porque clarifica mucho más la situación de los colectivos. Lo que no puede ser es que estos grupos tengan diferencias de una comunidad a otra, porque estamos hablando de derechos fundamentales". A esa promesa, Sabanés agregó, además, la posibilidad de que las parejas homosexuales adopten niños.

Sabanés entiende que en esa materia existen competencias legislativas que no corresponden al Ayuntamiento, pero de todas maneras, dijo, "pondremos un registro de parejas de hecho".

La candidata escuchó ayer atentamente las quejas de dos representantes de colectivos gay y afirmó que la recuperación de Chueca "se ha hecho sin ninguna colaboración del Ayuntamiento". "Llevamos 20 años de democracia y todavía seguimos peleando por los derechos básicos", agregó Sabanés.

Mili Hernández, representante del colectivo de gay y lesbianas COGAM, pidió a Inés Sabanés "más sensibilidad" del Ayuntamiento para los homosexuales. "Desde que está el PP hemos sufrido un retroceso", afirmó.

Sabanés recibió la petición y también se comprometió a darle "un mejor tratamiento" al barrio de Chueca. "Tenemos que asumir que la diversidad es una riqueza de las ciudades", señaló.

Por su parte, el candidato de IU a la Comunidad de Madrid, Ángel Pérez, ofreció ayer una rueda de prensa en la que presentó 102 propuestas para el Gobierno regional extraídas de su programa. Pérez destacó la importancia de crear una política emancipatoria de jóvenes y la implantación de las 35 horas semanales, según informa Efe. "Un Gobierno que quiera proteger a los más débiles debe sentarse con la patronal madrileña y exponerle que las ETT no son buenas", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 1999