Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los candidatos al Ayuntamiento de Barcelona se centran en explicar sus ideas más novedosas

Cuarto día de campaña electoral para las elecciones al Ayuntamiento de Barcelona. Los candidatos se centraron en exponer sus propuestas ciudadanas y evitaron mayoritariamente las descalificaciones directas. El candidato del Partit dels Socialistes (PSC), Joan Clos, aseguró que, si gana, uno de cada 10 interiores de manzana del Eixample se recuperará como espacio público. El alcaldable de Convergència i Unió (CiU), Joaquim Molins, aseguró que implantará medidas contra el ruido; y el del Partido Popular (PP), Santiago Fisas, aseguró que rebajará los impuestos.

La de ayer fue una jornada con menos discursos, con menos réplicas y contrarréplicas entre los candidatos. Después de un fin de semana en que abundaron las pullas entre unos y otros, la mayoría de ellos -menos Molins a última hora de la tarde- optó por explicar sus ideas para convencer al electorado: Joan Clos (PSC). Pretende que uno de cada 10 interiores de manzana del Eixample se recupere como espacio público. Al presentar las propuestas para ganar más espacios públicos, Clos subrayó que en cuatro años se han llevado a cabo 410 actuaciones en los barrios de Barcelona -pequeños espacios ajardinados, zonas verdes, interiores de manzana, etcétera- y que, en el próximo mandato, se ha propuesto realizar otras 526 mejoras. El alcalde y candidato del PSC presentó ese proyecto en el interior de una de las manzanas del Eixample que se está recuperando. Joaquim Molins (CiU). Se comprometió a implantar en la ciudad medidas contra el ruido con el fin de alcanzar los índices máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). También anunció desgravaciones en los impuestos municipales de aquellos vecinos cuyas calles no se adecuen al plan de descontaminación acústica. Molins escogió ayer uno de los cruces más ruidosos de la ciudad, el de la calle de Aragó con la de Balmes, para presentar unas propuestas que "garantizan el derecho de los vecinos al silencio y al descanso". Santiago Fisas (PP). Aseguró que es compatible seguir rebajando el déficit de las arcas municipales con una rebaja de la fiscalidad. Fisas se comprometió a rebajar un 5% tanto el IBI como el IAE. También propuso que el Ayuntamiento suscriba un contrato de servicios con los ciudadanos que prevea el derecho de éstos a recibir una indemnización si el Consistorio incumple sus compromisos. Imma Mayol (IC-V). Defendió el tranvía como el transporte ideal para Montjuïc porque permitiría llegar a todos los puntos, interconectar las ferias y servir a los barrios de Marina. También se manifestó a favor de impulsar una anilla verde entre Collserola, Montjuïc y el frente marítimo. Jordi Portabella (ERC). Comparte el criterio extendido en la mayoría de las formaciones políticas de que la actual gestión de los aeropuertos, en manos de Fomento, es caótica. Propone la creación de un consorcio en el que deberían estar representados la Generalitat, la Cámara de Comercio y los Ayuntamientos de El Prat y el de Barcelona. Pilar Rahola (PI). Quiere que Montjuïc deje de ser la "montaña desgraciada" y se convierta en la "montaña seductora". Para ello, considera que lo principal es conseguir un fácil acceso. Su propuesta defiende el monorrail como medio de transporte y rechaza el metro -defendido por Clos- para no tener así que excavar la montaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de junio de 1999

Más información

  • Clos quiere ganar más espacio público en las manzanas del Eixample