Los guerrilleros se infiltran cuando llega el deshielo

Las armas han guardado silencio pocas veces en la línea que divide a los ejércitos indio y paquistaní en las montañas de Cachemira. India ha acusado a Pakistán de ser el agente de los grupos guerrilleros musulmanes que atraviesan la frontera y se infiltran en su territorio en el periodo de deshielo. Las guerrillas empezaron a llegar cuando en Cachemira estalló una rebelión armada en 1990. A mediados de los noventa, el Ejército la había sofocado ampliamente.India afirma que los únicos que aún luchan son guerrillas extranjeras que incluyen muyahidin de Afganistán y de las repúblicas de Asia central imbuidos en la idea de la guerra santa. Según India, están apoyados por Pakistán. Islamabad dice que sólo les presta apoyo moral y diplomático.

Más información

Ambos países reclaman la totalidad de esta escarpada region himalaya -India posee dos tercios, con mayoría musulmana, y Pakistán y China zonas más pequeñas-. Cachemira, región de enorme belleza paisajística famosa desde el siglo XVI por sus delicados tejidos, está dividida desde que la guerra entre India y Pakistán estalló en octubre de 1947, dos meses después de que ambos países obtuvieran la independencia. En el año 1965 se declaró una segunda guerra a causa de Cachemira.

La línea de control (LOC, en la jerga militar) fue acordada en 1972. Sus 720 kilómetros representan la línea de alto el fuego que quedó al final de su tercera guerra en 1971. Va del área del cuello de pollo en la región de Jamu al glaciar de Siachen en la región de Ladak, de dominio budista.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 30 de mayo de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50