Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sueca Charlotte Nilsson gana el 44º festival de Eurovisión

La cantante sueca Charlotte Nilsson se convirtió ayer noche en Jerusalén en la ganadora del 44º festival de la canción de Eurovisión, con una pegadiza composición titulada Lleváme a tu cielo. La cantante española Lydia, que se había presentado al festival con la composición No quiero escuchar, quedó en el último lugar de la clasificación, al conseguir solamente un voto.El triunfo de la canción sueca había sido vaticinado por todos los críticos musicales desplazados a Jerusalén, quienes acertaron también al afirmar que la composición representante de Islandia, era otra de las favoritas, logrando 146 puntos, 17 menos que la vencedora. Por segundo año, han sido los telespectadores de los países participantes los que mediante el televoto eligieron a la canción ganadora.

El festival de la Eurovisión de Jerusalén, el segundo que se celebra en esta ciudad, se llevó a término entre importantes medidas de seguridad, que fueron adoptadas por las autoridades después de que la comunidad ultraortodoxa judía haredim (temerosos de Dios) anunciaran manifestaciones de protesta; protestas no sólo contra el festival y por el hecho de que los ensayos generales se hubieran efectuado durante la fiesta religiosa del Sabath, si no también por el protagonismo de la cantante transexual Dana Internacional que el año pasado ganó el trofeo con la canción Diva, provocando una oleada de entusiasmo entre la sociedad gay.

El festival de Eurovisión de este año, han participado 23 países y ha tenido un costo aproximado de siete millones de dólares. La gala, que ha tenido como escenario el Centro Internacional de Conferencias de Jerusalén, fue retransmitida en directo en alrededor de 30 países, siendo seguido por cerca de 400 millones de espectadores. El festival finalizó con la interpretación de la canción Aleluya, en la que colaboraron todos los cantantes en homenaje a las víctimas de la tragedia de Kosovo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de mayo de 1999