Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN ISRAEL

Sharon asume provisionalmente la presidencia del Likud

Los barones de la formación de derechas Likud han iniciado una batalla por el control del partido, tras la decisión de Benjamín Netanyahu de dimitir de su cargo de presidente, al salir derrotado en los comicios del lunes. El actual ministro de Asuntos Exteriores, Ariel Sharon, de 71 años, será el encargado de asumir la dirección del partido hasta que el día 27 se reuna el Comité Central y se celebren las primarias que decidirán quién será el sustituto de Netanyahu.La designación de Sharon como presidente interino del Likud fue una decisión personal adoptada por el propio Netanyahu en la noche electoral, cuando tomó en solitario la decisión de abandonar durante un tiempo todos sus cargos e iniciar un periodo de reflexión. Bibi, como se conoce a Netanyahu, sólo comunicó la decisión a dos personas: a su esposa, Sarah, y al propio Sharon, que le acompañaron en su última comparecencia ante la televisión.

La batalla por el control del Likud, sin embargo, se había iniciado mucho antes, cuando semanas atrás se hicieron públicos los primeros sondeos electorales que auguraban la derrota de Netanyahu y el triunfo del laborista Ehud Barak. El primero en arremeter contra el líder de la formación de derechas fue el alcalde de Jerusalén, Ehud Olmert, de 44 años, un hombre ambicioso y prepotente, de ideas radicales, amigo de importantes hombres de negocios judíos norteamericanos, que estuvo a punto de postularse como aspirante a primer ministro en las elecciones generales. Apoyos radicales

Ehud Olmert -que sustituyó en el Ayuntamiento de Jerusalén al liberal Teddy Kollek, quien gobernó la ciudad durante cerca de veinte años- domina el consistorio gracias al apoyo que le prestan las fuerzas radicales del judaísmo y el movimiento de los colonos, a los que permite edificar asentamientos dentro de la ciudad.

"Este hombre

[Netanyahu] perderá los comicios", había asegurado de forma intrigante el alcalde Olmert, mientras acogía con agudas críticas algunas de las arriesgadas operaciones de propaganda política que Netanyahu protagonizó en los últimos días, en un intento desesperado por salvar su candidatura.

Olmert es el aspirante mejor colocado para ocupar el liderazgo del Likud, pero no es el único. Otros tres barones, además del propio Sharon, luchan ya desesperadamente por la plaza de Netanyahu. Los tres son ministros del Gobierno saliente: Meir Sherit (Finanzas), Sirvan Shalom (Ciencias) y Limor Livnat, la única mujer del Gabinete, responsable de Comunicación y una de las directoras de la fracasada campaña electoral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de mayo de 1999