Exteriores subvencionó a una ONG cercana al PP que no tenía existencia legal

El Ministerio de Asuntos Exteriores tramitó solicitudes de subvenciones a Pueblos Fraternos, una organización no gubernamental valenciana vinculada al Partido Popular, antes de que tuviese existencia legal, y le concedió incluso una primera ayuda en enero de 1997. Aún hoy, Pueblos Fraternos sigue obteniendo toda su financiación de Exteriores a través de una línea presupuestaria que no es la habitual para ese tipo de entidades.

En Pueblos Fraternos trabajan y ocupan puestos directivos personas que coincidieron con Luis Espinosa Fernández, actual secretario general de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), cuando éste era el número dos de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV). Durante su época en la patronal valenciana se produjeron irregularidades por las que Espinosa y otros cuatro responsables de la CEV han sido citados como imputados.La AECI, que depende de Exteriores, ordenó el primer pago a Pueblos Fraternos -11 millones de pesetas para mandar libros a universidades mozambiqueñas- el 29 de enero de 1997, según consta en el Boletín Oficial del Estado. Dos días después, esta ONG se registró en el Ministerio del Interior y tres semanas después hizo otro tanto en la Generalitat valenciana. En España no hay todavía un registro de ONG, por lo que éstas acuden a Interior y, en algunos casos, a sus respectivas comunidades autónomas.

Para recibir un pago en enero,Pueblos Fraternos había tenido que hacer su solicitud como mínimo dos meses antes. El propio Espinosa, un hombre cercano al PP, afirmó ante la Comisión de Cooperación del Congreso que la AECI empezó a subvencionar a la ONG valenciana en 1996, (Diario de Sesiones del 23 de abril) aunque, en realidad, sólo admitió a trámite las primeras peticiones.

Tras la llegada del PP al poder Espinosa dejó, en mayo de 1996, la patronal valenciana para ser nombrado secretario general de la AECI. Poco después, algunos de sus ex colaboradores en la CEV o en la patronal que reagrupa a las pequeñas y medianas empresas (Cepymev) pusieron en marcha Pueblos Fraternos.

Liberales y solidarios

El presidente de Pueblos Fraternos es Alfredo Hernández Monar, alcalde popular de Cárcer y presidente de la comarca de La Ribera Alta, al tiempo que desempeña la gerencia de la empresa de aguas de la Diputación Valenciana (Egevasa). Su ONG, reconoció en una conversación telefónica con la redacción de EL PAIS en Valencia, es "próxima al PP". Según Hernández Monar, Pueblos Fraternos "nació a partir de la inquietud solidaria de personas de (...) ideología liberal" y la presencia de Espinosa en la AECI ha permitido "mantener más contacto". Declinó hacer otros comentarios. Espinosa, por su parte, no respondió a las llamadas de este periódico. Pueblos Fraternos, desconocida en el mundo de la cooperación, nunca ha pedido una subvención por el cauce generalmente utilizado por las ONG porque no cumple los requisitos para poder hacerlo. Las ha solicitado a través de la llamada convocatoria abierta y permanente, reservada, en principio, para financiar proyectos de las oficinas de cooperación española y otros organismos oficiales.

Aunque de forma menos rigurosa que en el procedimiento previsto para las ONG, esta convocatoria estipula que la petición de subvención debe incluir una "referencia de actividades realizadas con anterioridad", algo que difícilmente pudo aportar Pueblos Fraternos. "No hay precedentes de una ONG tan inexperimentada que haya recibido tanto dinero a través de un cauce tan atípico", dice un funcionario de la AECI.

Desde 1997, Pueblos Fraternos ha obtenido 173 millones de pesetas de la AECI. A esto hay que añadir otros 42 millones de la Diputación valenciana, a la que también financia Exteriores para que, a su vez, subvencione una Escuela del voluntariado instalada en la misma sede de la ONG. La Generalitat valenciana no le ha otorgado ayudas por ahora porque, según una fuente del Gobierno autonómico "no cumple aún los requisitos" de experiencia, pero tiene en estudio una petición de ayuda a refugiados kosovares.

Formación de voluntarios

La joven ONG Pueblos Fraternos está instalada en el paseo de las Facultades de Valencia, en unos locales que en su día pertenecieron, en parte, a Luis Espinosa y albergaron también al Instituto de Formación de Nuevas Empresas (IFNE), cuya administradora era María Asunción Hernández, sobrina de Espinosa. Entonces Espinosa era secretario general de la patronal y ahora encabeza la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI).El IFNE está ahora en liquidación -su nuevo domicilio coincide con el de una vivienda de Espinosa- pero en los tiempos en que fue una próspera academia obtuvo contratos de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) para impartir cursos de formación permanente. El IFNE emitió facturas duplicadas con las que la patronal valenciana justificó gastarse las subvenciones que recibía para formación continua del fondo público previsto para ese fin (Forcem).

El Tribunal de Cuentas, que descubrió ese y muchos más trapicheos en el informe que fiscaliza la gestión del Forcem en Valencia entre 1993 y 1995, instó incluso a la apertura de diligencias penales contra los ex responsables de la CEV y de su hermana menor, la Cepymev. Las "irregularidades (...) hacen pensar en la existencia de operaciones premeditadas con la intención de no dar el destino legalmente establecido a las subvenciones", afirmó Enrique Abad, el fiscal adscrito al tribunal que reclama a la CEV la devolución de más de 200 millones.

El juzgado de instrucción número 9 de Valencia ha citado el 16 de junio a Espinosa como imputado, y otros cuatro responsables de la patronal ya han declarado. Dos de ellos, Jesús López Sanjosé y Cesáreo Fernández Álvarez, han estado vinculados a Pueblos Fraternos, donde también han trabajado u ocupan aún puestos directivos otros tres ex colaboradores de Espinosa en la patronal: Amparo Llorens Soldino, Alfredo Rojo Fernández y Luis Miguel Torres. Este último fue responsable de formación en la CEV.

Alfredo Hernández Monar, que coincide con Espinosa en elConsejo de Administración de la Radio Televisió Valenciana (RTVV), asegura que la ONG que preside la gestiona de hecho José Vicente Esteve Rodrigo quién fue "puesto en el consejo

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 16 de mayo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50