El alcalde rechaza conmemorar la matanza de Tiananmen para "evitar crispación" social

Recordar la matanza de Tiananmen en Madrid traería "crispación a la vida ciudadana". Éste es el argumento del alcalde, José María Álvarez del Manzano, para negarse a recordar con un acto simbólico el décimo aniversario de la cruenta represión por el Ejército chino de la protesta democrática de los estudiantes en Pekín. Álvarez del Manzano recibió en marzo una carta del presidente de la Asamblea Nacional francesa, Jack Lang, pidiéndole que el 4 de junio bautice durante unas horas una plaza con el nombre de Tiananmen. "Se trata de poner una pegatina con la palabra Tiananmen en la placa de la plaza", dice un colaborador de Lang. Este último ha remitido cartas a alcaldes europeos actuando como portavoz de un grupo de ONG, en su mayoría francesas, que ha creado la asociación Tiananmen-10 Años para conmemorar la matanza. Ginebra, Friburgo, Dortmund, Estrasburgo, Montpellier, Nantes, Blois y Saint-Quentin ya apoyan la iniciativa. En su respuesta a Lang, Álvarez del Manzano indica: "En Madrid existe el acuerdo de no denominar a calles y plazas con nombres que evoquen hechos luctuosos, (...) que preferimos evitar, porque terminan por traer crispación a la vida ciudadana". Reconoce que la idea "contaría con la adhesión de la mayor parte de la población". Y concluye manifestando su "respeto por cuantos, con riesgo de sus propias vidas, lucharon por el rápido establecimiento de libertades civiles en China (...)".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de mayo de 1999.

Lo más visto en...

Top 50