Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal eleva a 91 años la pena para el etarra que trató de matar al Rey

El fiscal de la Audiencia Nacional elevó ayer a 91 años de cárcel la petición de penas para el etarra Kepa Arronategui Azurmendi, miembro del comando etarra que intentó asesinar al Rey durante la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao en octubre de 1997.El representante del Ministerio Público, que ya solicitaba en sus conclusiones provisionales 81 años de prisión para el terrorista por el asesinato del ertzaina José María Aguirre Larraona, que recibió un disparo de uno de los miembros comando al intentar identificar a los etarras, retiró la acusación por tenencia ilícita de armas por entender que este delito se incluye en el de depósito de armas de guerra. Sin embargo, agregó los delitos de tenencia de explosivos y falsedad de placas de matrícula a los de asesinato terrorista y delito contra la Corona que figuraban en la acusación.

El fiscal recordó en su informe cómo el terrorista había dicho en el juicio que estaba orgulloso de pertenecer a ETA y le acusó del asesinato del ertzaina porque hubo concierto previo entre los miembros del grupo, aunque el autor material fue el compañero de Arronategui. La defensa solicitó la absolución del etarra por considerar que las pruebas contra él son nulas, como por ejemplo la propia declaración de Arronategui, que fue obtenida estando incomunicado, según dijo.

En el turno de última palabra, Arronategui dijo: "Llevamos ocho meses de tregua y su actitud y estrategia (en referencia al tribunal) continúa siendo de inmovilismo y violencia". El presidente del tribunal le cortó y le instó a que se ciñese a su defensa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 1999