Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Reconocimiento

La bolsa española despertó ayer de su letargo gracias al aplauso generalizado que ha merecido a nivel internacional la OPA de Repsol sobre YPF. Todos los analistas coinciden en lo acertado de la decisión, a pesar de que supone una apuesta muy fuerte por el endeudamiento a que tendrá que hacer frente la empresa española.Los inversores necesitaban, al parecer, ese visto bueno llegado del exterior para apostar por una sociedad que se ha volcado desde hace meses en un proceso inversor muy fuerte. La cotización de Repsol subió ayer el 9,48% y fue el valor más negociado en el mercado español con más de 15 millones de acciones que suponen 245,31 millones de euros, 40.816 millones de pesetas.

El ambiente en torno a la petrolera española sirvió para animar al conjunto del mercado, aunque hubo que esperar a que Wall Street abriera al alza, es decir, confirmando que los 11.000 puntos son un objetivo inmediato.

El conjunto de las bolsas europeas trazó un recorrido muy similar al español, que en esta ocasión fue el más potente del conjunto, La Bolsa de Madrid subió un 0,91% y el Ibex 35 el 1,16%, en ambos casos por encima del 0,85% que ganaba París y del 0,42% de Francfort. Londres cerró por ser jornada festiva.

El punto negativo de la jornada estuvo otra vez en el euro, que llegó a caer hasta 1,0550 dólares en el mercado de divisas y marcó un cambio oficial de 1,0589, muy cerca del mínimo histórico. La enorme diferencia en el ritmo de crecimiento entre las economías de la zona euro y la de Estados Unidos está ayudando al dólar, que se confirma como la moneda ideal para operar en cualquier mercado. La Bolsa de Nueva York marcó un récord en 11.014,60 puntos, con una ganancia del 2,09%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de mayo de 1999