Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los fantasmas de Torrijos y del caudillo Arias luchan por la presidencia panameña

"¿Quién recibirá el canal?", animaba un voceador en el cierre de campaña oficialista. "¡El hijo del general!", respondían las masas. El difunto general populista Omar Torrijos, que negoció con EEUU la devolución, este año, del canal de Panamá, compite con el fallecido caudillo Arnulfo Arias en las elecciones presidenciales del domingo, una confrontación entre dos muertos. Les representan Martín Torrijos, de 35 años, dirigente del gobernante Partido Revolucionario Democrático, y la viuda del patriarca conservador, la opositora Mireya Moscoso, de 54 años.

Martín Torrijos se aferró a la memoria y al legado de su padre y Mireya Moscoso al gancho de su esposo Arnulfo. Los programas, casi intercambiables, parecen contar poco. Las elecciones fin de siglo panameñas estaban cantadas hace un mes. Martín Torrijos, universitario en Texas, ex gerente administrativo de McDonald"s en Chicago, viceministro de Gobierno y de Justicia en el Gabinete saliente se imponía en las encuestas. "Este pueblo es inteligente", proclamaba el favorito, partidario de la apertura económica y privatizaciones en curso ejecutadas por Ernesto Pérez Valladares.El 22 de abril, el diario La Prensa salía a la calle con 37.000 ejemplares y una encuesta que invertía las preferencias. Según la firma Dichter & Neira, Moscoso ganaba con el 41,3% de los votos en una muestra de 1.800 personas. Torrijos obtenía el 39,4%. El rotativo denunció después que piquetes cercanos al Partido Revolucionario Democrático (PRD) habían acaparado en los puestos de venta callejeros hasta 20.000 ejemplares, en una maniobra tan chapucera como indicativa del disgusto oficial por la remontada opositora. No sorprende ese asalto a tenor de algunas secuencias en la historia del PRD, en el poder 26 de los últimos 30 años, brazo político y gorila del general Manuel Antonio Noriega, detenido durante la invasión al país de 1989 y en prisión en EEUU con cargos de narcotráfico.

Martín Torrijos, candidato de urgencia el pasado mes de octubre después de que el presidente saliente, Ernesto Pérez Balladares, perdiera la posibilidad de ser reelegido en un referéndum el pasado 30 de agosto, es apoyado por el PRD, socialdemócrata, fundado por el general en 1968, el Partido Liberal Nacional, Partido Solidaridad y el Movimiento Papa Egoró, del cantautor Rubén Blades. Torrijos se convirtió así en jefe de la plataforma electoral Nueva Nación.

Mireya Moscoso, cuya escasa preparación académica es mencionada por sus detractores, preside el derechista Partido Arnulfista, el mayor de una coalición opositora integrada por el Movimiento Liberal Republicano Nacionalista, el Movimiento Renovación Nacional y Cambio Democrático. La viuda de Arias pugna al cargo por segunda vez. Un total de 1,7 millones de panameños podrán votar en unas elecciones que decidirán el presidente de los próximos cinco años, dos vicepresidencias, 74 alcaldes, los 72 escaños del Congreso, más de 500 cargos municipales y, por primera vez, a 20 miembros del Parlamento centroamericano. Campaña insulsa

Pero nada está decidido todavía en una consulta precedida por una campaña pacífica, exenta de la violencia física de anteriores citas en la que ninguno de los dos aspirantes de cabeza asombró por sus novedades programáticas. "La contienda fue, sobre todo, un intento desesperado y mediocre de ambos bandos por llegar al poder. Empeño que los contendientes han denominado por igual revanchismo y continuismo", dice la analista Sabrina Bacal. Los dos grupos políticos en liza se conformaron con agitar los colores y repetir los lugares comunes que identifican a sus fundadores: Arnulfo Arias y Omar Torrijos.

Quien gane la jefatura del Gobierno recibirá en Año Nuevo el canal de Panamá, controlado hasta ahora por las autoridades estadounidenses. El general Torrijos, un dictador singular y carismático, negoció su devolución en 1977 con la Administración de Jimy Carter. Fue muy celebrada una de las frases de aquél: "No quiero entrar en la historia, sino en el Canal". La entrega se producirá poco después de la medianoche del 31 de diciembre de este año, pero no es seguro que la lidere el hijo del jefe castrense que en 1968 encabezó un golpe contra el Ejecutivo de Arnulfo Arias, tres veces presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de mayo de 1999

Más información

  • El hijo del general y la viuda del ex presidente, favoritos en las elecciones