Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El enlace de la N-I y la A-8 en San Sebastián se abrirá al tráfico el 28 de mayo

El próximo 28 de mayo se abrirá al tráfico la carretera que conectará la N-I, a su paso por la localidad guipuzcoana de Lasarte-Oria, y la autopista Bilbao-Behobia (A-8), que pasará a tener seis carriles en las proximidades de San Sebastián. Este nuevo vial, conocido como el enlace de Aritzeta, reducirá la densidad de circulación en el barrio donostiarra de Añorga, por donde transitan actualmente una media de 75.000 vehículos diarios.

El enlace de Aritzeta es uno de los proyectos viarios más importante de esta legislatura. La nueva carretera empalma la N-I en Lasarte-Oria y la A-8 en las afueras de San Sebastián, de tal forma que los vehículos de paso que no tienen como destino la capital guipuzcoana, sino que circunvalan la ciudad para dirigirse hacia la frontera o se trasladan en dirección a Tolosa no estarán obligados a atravesar el embudo que se produce en el barrio de Añorga, uno de los puntos negros de la red viaria vasca. La inauguración del enlace de Aritzeta tiene como función primordial aliviar en un 40% el tráfico en Añorga, donde se registra una intensidad media diaria de 75.000 vehículos, es decir un turismo o camión casi cada segundo. Éste es un foco habitual de accidentes y retenciones. La nueva carretera, además, será un atajo para los movimientos circulatorios procedentes de la autopista de Bilbao que se incorporen a la N-I y la N-634 de la costa. Este enlace, que comenzó a construirse en mayo de 1997, tiene una longitud de 2,8 kilómetros y ha supuesto una inversión de 2.833 millones de pesetas (17 millones de euros). El proyecto ha sido sufragado por la Diputación de Guipúzcoa y contó con la aprobación del Ministerio de Fomento y de Eurospistas, la concesionaria de la A-8. El nuevo vial discurrirá por un trazado que comprende seis viaductos y un túnel artificial (excavación de un monte a cielo abierto para cubrirlo posteriormente) doble de 136 metros de longitud para resolver las conexiones que se realizarán a niveles distintos y los cruces de carreteras, ferrocarril y vaguadas que existen en la zona. 3.400 millones de inversión El enlace de Aritzeta tendrá las características de una autovía de dos carriles en cada sentido. No obstante, el proyecto inicial se corrigió para construir un tercer carril desde la estación de servicio de Aritzeta hasta la entrada de San Sebastián por el barrio de Igara (Ondarreta). Esta ampliación elevó el coste de la obra, que ha ascendido a 3.389 millones de pesetas (20,3 millones de euros). El departamento foral de Carreteras también tiene previsto corregir otro punto conflictivo de la N-I, situado en el casco urbano de Rentería. En mayo también será inaugurada la nueva variante de Rentería, por donde circulan una media de 47.000 vehículos al día. Este ramal de 3 kilómetros de longitud, costará también 3.400 millones de pesetas (20,4 millones de euros). El diputado guipuzcoano de Carreteras, Antton Jaime, aclaró ayer que la variante de Zumaia no comenzará a construirse este año como fue publicado en este periódico. Esta carretera tiene como plazo de ejecución entre los años 2002 y 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de abril de 1999

Más información

  • El ramal restará 30.000 vehículos a Añorga