Condenado un violador que quedó con su víctima tras la agresión sexual

La Audiencia de Madrid ha condenado a nueve años de prisión a Manuel G. H. por violar a una chica, con la que se citó al día siguiente de la agresión sexual, momento que aprovechó la policía para detenerle. El procesado había sido condenado en una ocasión anterior a 28 años de cárcel por violación, lesiones y abusos deshonestos. Los hechos juzgados ahora ocurrieron el pasado 18 de agosto, cuando la joven caminaba por la calle de Modesto Lafuente. El procesado la siguió hasta la calle de Fernández de la Hoz (Chamberí), donde la abordó y le puso un cuchillo en el estómago. A continuación buscó un lugar discreto y la obligó a hacerle una felación, siempre a punta de navaja, y la penetró vaginalmente tras conminarla a tumbarse boca abajo.

Antes de abandonar el lugar, la joven quedó citada con el procesado para el día siguiente a la salida del metro Iglesia, en la calle de Martínez Campos, adonde ella acudió acompañada de unos familiares y de funcionarios de la policía, que le detuvieron. La sentencia explica que el acusado admitió los hechos que se le imputaban, excepto la penetración, que, aunque no llegó a negar, señaló que no estaba seguro de haberla perpetrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de abril de 1999.