Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscal mantiene su petición para los acusados de matar a un senegalés

A la espera de que mañana, miércoles, el jurado reciba el cuestionario sobre el que argumentará su veredicto y después de seis días de vista oral, ayer finalizó en la Audiencia bilbaína el juicio contra tres acusados de matar a un ciudadano senegalés en el barrio de San Francisco el 18 de enero de 1998. La fiscal mantiene su petición de 17 años de prisión para los acusados J.A.S. y M.G. como autores de un delito de asesinato y dos años para A.V. por encubrimiento. La fiscal considera que J.A.S tenía "intención de matar" cuando asestó dos navajazos, de 11 centímetros de profundidad, en la ingle a la víctima, durante una discusión sobre la calidad y el precio de la droga que acababa de comprar. "Tenía la típica herida de navajero",dijo la fiscal, recogiendo las palabras del forense, y era "mortal de necesidad" por haber afectado a la femoral, lo que motivó que se desangrara en pocos minutos. La acusación pública también mantuvo que M.G. sujetó a la víctima para que no pudiera defenderse durante el ataque, y A.V. les facilitó las llaves de su piso para que pudieran esconderse de la policía. El principal acusado dijo en la vista que "eran otros" porque se habían "metido un montón de rayas, pastillas, porros, speed, siete cubatas y pacharán", y añadió que no tenía intención de matar, sino que la navaja "se la clavó sólo" la víctima en el forcejeo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de abril de 1999