Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Devlet Bahçeli, el "lobo" que se aleja de Europa

Ha sido sin duda la gran sorpresa de las elecciones turcas. Todas las previsiones estimaban muy probable que el Partido de Acción Nacionalista (denominado Lobos Grises) quedara estancado en la barrera del 10% de los sufragios. Contra todo augurio, esta formación de tinte ultraderechista ha sido el segundo partido más votado, con un provisional 18,31% de los votos, doblando así el porcentaje obtenido en las elecciones de 1995. La figura de su líder, Devlet Bahçeli, hasta ahora obviado del interés público, surge de la sombra engrandecido por el inesperado respaldo electoral.

Este economista de 50 años ha ocupado siempre lugares destacados dentro de las filas de su partido, en el que ingresó en 1987 y donde llegó a usurpar la sucesión en la cúpula al hijo del fundador, el coronel Alparslan Turkes. El partido fundado por Turkes dice haber abandonado hoy la línea extremista de sus orígenes, y ofrece una imagen nacionalista más moderada que ha atraído la atención del voto tradicional de los partidos de centro-derecha.

Bahçeli es descrito por sus seguidores como un político diligente, firme y cauto al mismo tiempo, un nuevo líder que se enfrenta ahora ante el reto de no defraudar a un electorado frustrado por la ineficacia de los grandes partidos tradicionales. Aún en campaña, Bahçeli ha predicado con el ejemplo, expulsando a miembros del partido involucrados en casos de corrupción, en una limpieza de imagen que se concilia con los eslóganes de la extrema derecha turca, "una sociedad limpia regida por la ley".

Diversos analistas políticos opinan que el éxito de los nacionalistas sólo puede ser interpretado como un voto antisistema, resultado del desencanto de amplias capas de la población que observan la creciente paralización de un país necesitado de reformas estructurales. Y añaden que el crecimiento del sector más nacionalista puede significar el alejamiento de Turquía de la órbita de la Unión Europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de abril de 1999