Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTE

El retablo de Catí, obra de Jacomart, viaja al Prado para su exhibición

El retablo de San Lorenzo y San Pedro Mártir de Catí, obra del pintor valenciano Jacomart, será exhibido en el Museo del Prado de Madrid, una vez sea completado. El próximo lunes se hará entrega de los elementos que formaron la polsera superior de la tabla, que se encontraban separados del resto de la obra desde 1939, con lo que el retablo completo será exhibido desde el día 19 de abril hasta el 6 de mayo, fecha en la que viajará a la Iglesia de Catí. El retablo de Catí se contrató en 1460, un año antes de la muerte del artista, que fue pintor de cámara del rey Alfonso V de Aragón desde 1442 hasta la muerte del monarca, en 1458. El retablo se creó por encargo del rico comerciante de la época Joan Spigol y tenía como destina la capilla del mismo, en la parroquia de Catí y es considerado como pieza clave en la pintura del siglo XV en Valencia. Sin embargo, durante la contienda civil el cuadro quedó dividido y, desde el año 1939, las cuatro tablas con figuras de profetas que correspondían al guardapolvos del retablo se encontaban en el Museo del Prado. Ahora, el Real patronato del museo ha decidido devolver las polseras con lo que, en contrapartida, se exhibirá la obra completa en Madrid. Posteriormente, será la Diputación de Castellón el lugar donde el retablo se muestre, de forma completa desde 1939, en la Comunidad Valenciana. Restauración En 1997 la parte de esta pieza que permanecía en Catí fue trasladada a Valencia, donde se la sometió a un proceso de restauración para luego exhibirla en el Museo de Bellas Artes. Por su parte, las polseras también han recibido un tratamiento en en el taller del Museo del Prado, en el que se ha procedido al asentamiento del color y la restauración del soporte. A partir del mes de mayo, la restauración completa de esta obra del patrimonio artístico valenciano se llevará a cabo en Valencia, con el fin de que el retablo quede definitivamente unificado y todo su esplendor completamente restituido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de abril de 1999