Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOS LLEGABA AL PUERTO

Y LO DISTRIBUÍA UNA TIENDA Intervenido en Valencia material informático falsificado en Singapur

Un establecimiento del barrio de El Cabanyal de Valencia era la puerta de entrada en España de material informático falsificado procedente de Singapur. La Guardia Civil registró ayer el local con orden judicial y efectuó la mayor incautación de recambios informáticos falsificados (cartuchos de tinta para impresora) realizada hasta la fecha: unos 10.000 cartuchos valorados en 60 millones de pesetas. Pero los agentes confían en capturar en los próximos días un envío marítimo por valor de 3.000 millones.

Sobre las once y cuarto de la mañana, los agentes del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil se presentaron en el local de Password, una empresa mayorista dedicada a la importación de productos informáticos, en el número 205 de la calle de Escalante. Una vieja casa situada en el corazón de El Cabanyal. Les acompañaba un perito enviado por el juzgado de Instrucción número 4 de Valencia, que se ha hecho cargo del caso. Los agentes llenaron un furgón con las cajas de cartón repletas de cartuchos de impresoras intervenidos en el local. En total, se llevaron más de 10.000 cartuchos, todos de la marca Epson, por un valor de unos 60 millones de pesetas. "Los hemos comprado pensando que eran cartuchos originales, todos llevan su logotipo y no sabemos tanto de informática para distinguirlos de los falsos", afirmaba ayer un joven empleado de Password. "Si hubiéramos sabido que eran falsos no los habríamos comprado, es una partida que nos ha colocado un distribuidor". Cerca del puerto No opina lo mismo la Guardia Civil, convencida de que esta empresa sabía que eran productos falsos, los compraba "entre un 30% y un 40% más baratos y los vendía a tiendas proveedoras de toda España con descuentos del 5% al 10%". "Por eso se ubicaron en una zona discreta y próxima al puerto, por donde reciben los envíos de material falsificado de Singapur", aseguran. Durante el último año han distribuido cartuchos falsificados a proveedores de toda España por un valor de unos 1.000 millones, según fuentes del caso. En el registro, el EDOA ha encontrado documentación que revela que Password estaba esperando para los próximos días una nueva remesa de cartuchos falsos enviados en contenedores por vía marítima. Un envío que, según la documentación hallada, alcanza el medio millón de cartuchos y un valor de 3.000 millones. La investigación la inició por su cuenta la empresa afectada por la falsificación, Epson. A través de terceros, compró cartuchos de impresora a Password y probó al juez que eran falsos. Aunque los agentes atestiguan que los falsificadores efectuaron "un trabajo primoroso". Con estas pruebas, Epson interpuso una querella y el juzgado ordenó el registro y la incautación del material. Los propietarios del local están acusados de un delito contra la propiedad industrial de falsificación de marcas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de abril de 1999