Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fecsa acusa a Telefónica de un incendio forestal

Vilanova i la Geltrú

La Guardia Civil y los guardias forestales de la Generalitat investigan la causa de un incendio que ayer al mediodía quemó unas cuatro hectáreas de bosque entre los términos municipales de Vilanova i la Geltrú y Cubelles (Garraf). El fuego estuvo a punto de afectar al parque del Foix, una reserva natural de gran valor. Aunque el fuego se originó cerca de una torre eléctrica, Fecsa ha presentado una denuncia contra una empresa subcontratada por Telefónica, a la que acusa de haber originado el incendio. Según un portavoz de Fecsa, en la zona estaban trabajando ayer unos operarios de Telefónica tensando un cable de cobre para tender una línea. Por causas que se desconocen, el cable se soltó violentamente, como un látigo, y golpeó un cable de alta tensión (de 110.000 voltios) situado a unos 12 metros de altura, explica Fecsa. Este contacto calentó el cable telefónico hasta ponerlo al rojo vivo y al caer éste a tierra se originó el incendio, sostiene la compañía eléctrica. En cambio, los dos operarios que estaban colocando la línea telefónica en medio de la montaña, a pocos metros de una torre eléctrica, explicaron que se vieron sorprendidos por un fogonazo e incluso uno de ellos llegó a recibir un calambrazo cuando estaba subido a un poste de teléfonos. De inmediato, añadieron los trabajadores, se originó el fuego entre los pinos y los matorrales, muy resecos a causa de la sequía. Avisados los bomberos, desplazaron 10 vehículos, dos helicópteros bombarderos, dos avionetas de ataque y un helicóptero de coordinación. La intervención intensiva de los medios aéreos permitió controlar el fuego sobre las cuatro de la tarde. Los guardias forestales colocaron alrededor de la torre eléctrica una cinta para marcar exactamente el lugar donde presumiblemente se originó el incendio forestal. La sequía ha disparado las alarmas en el macizo del Garraf, un espacio donde el riesgo de incendios siempre es muy alto. El de ayer se situó a menos dos kilómetros del parque del Foix, un área natural que se quiere proteger a toda costa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de abril de 1999