Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tercera oportunidad

La renuncia del presidente argelino, el ex general Liamín Zerual, sorprendió el pasado septiembre con el paso cambiado a un régimen habituado a dar la voz de mando, que se vio obligado a improvisar un candidato para unas presidenciales anticipadas. Buteflika tiene ahora su tercera oportunidad: en 1978 fue descartado en beneficio del coronel Chadli Benyedid y en 1994 rechazó ocupar la presidencia por un periodo de transición.No parece el mejor momento. A pesar de que se ha mejorado la seguridad en las ciudades, los recuentos de la prensa reflejan un goteo diario de terror en zonas rurales. Y la crisis social no toca fondo: 400.000 despidos en el sector público, una tasa de paro del 30% y el desplome del precio del petróleo, que junto al gas supone el 96% de las exportaciones.

La sociedad está desencantada. La escasa afluencia a las urnas en los consulados de Argelia en Europa así parece indicarlo. En las anteriores presidenciales, en 1995, los electores residentes en Francia acudieron en masa a los consulados para apoyar la esperanza de cambio que prometía Zerual.

Un sondeo publicado por El Watan asigna a Buteflika un tercio de los votos y la posibilidad de la mayoría absoluta en primera vuelta si los indecisos, un 25%, le apoyan. Pero le han salido dos competidores. Y un tercero que parece haber quedado atrás. Los tres proceden de la guerra de liberación.

El ex primer ministro, Mulud Hamruch, de 55 años, fue responsable de la apertura política a finales de los ochenta. Encabeza el sector reformista del Frente de Liberación Nacional y es partidario del diálogo con los islamistas. Es el mejor situado para desafiar a Buteflika .

Ahmed Taleb Ibrahimi, de 67 años, fue ministro de Exteriores. Como responsable de Educación, defendió la arabización del país y está considerado el candidato no declarado del Frente Islámico de Salvación, que le propuso en 1991 como jefe de Gobierno.

Hocín Ait Ahmed, de 72 años, es uno de los pocos supervivientes de los dirigentes de la independencia. Sus convicciones democráticas y su defensa de los bereberes le costaron largos exilios. El pasado día 3 sufrió un ataque cardíaco que le retiene en Suiza.

Los otros tres aspirantes -el islamista moderado Abdalá Yabalá, el ex primer ministro Mokdad Sifi y el comandante de los ex combatientes Yusef Jatib- no cuentan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de abril de 1999