Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONMANO Competiciones europeas

Corta renta

El Valladolid mereció más ante la dureza del Magdeburgo que dejó dos lesionados

El Balonmano Valladolid consiguió una corta renta, cuatro goles, en el partido de ida de la final de la Copa de la Federación Europea (EHF), lo que deja como favorito al alemán Magdeburgo para lograr el título. El conjunto pucelano hizo méritos para sacar una mayor ventaja en un partido vibrante jugado con mucha dureza visitante ante la permisividad arbitral. Las lesiones de Pisonero, en la mano derecha, y del extremo Uribe, con posible rotura de ligamentos cruzados de la rodilla derecha por una durísima entrada de Atavin, fueron significativas. Durante el primer tiempo el conjunto vallisoletano controló perfectamente las acciones del cuadro alemán con una organizada defensa, aunque en ataque tan sólo funcionó el tándem Raúl-Pisonero junto a la capacidad realizadora del zurdo Campos, máximo goleador del partido con diez goles.El BM Valladolid, fiel a su fortaleza en casa donde sigue invicto, consiguió su máxima renta de siete goles por medio de Campos (22-15) en el minuto 51, pero en los nueve minutos restantes falló la concentración en el equipo, lo que aprovechó el Magdeburgo para recortar el tanteo y por medio de Abati, desde el punto de penalti, situarlo en un ajustado 25-21. La lesión de Pisonero, junto a sus dos exclusiones, fueron determinantes.

BM VALLADOLID 25

MAGDEBURGO 21BM Valladolid ( 14+11): Malumbres; Alemany, Pisonero (6), Paredes (1), López (2), Raúl González (5, 1p), Avila (1), -siete inicial- Martínez, Uribe, Campos (10, 2p) y Romero. Magdeburgo (10+11): Fritz; Atavin (6), Machulla (2), Stefanson (2, 1p), Kervadec (6), Goethel (1), Kretzschmar, -siete inicial- Liesegang, Stiebler y Abati (4, 1p).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de abril de 1999