Reportaje:

Fenicia y sus negocios

Hablar del Mediterráneo precristiano obliga a hablar de los fenicios. Esta civilización, establecida al pie del Líbano en el siglo XXIV a.C., extendió su influencia en todos los enclaves costeros de este mar a través de colonias que le permitían asentar las relaciones comerciales por las que pasaron a la posteridad como los mercaderes más hábiles del mundo antiguo. Su huella sigue presente en los yacimientos hallados en las que fueron sus ciudades y puertos, tanto en Siria como en ultramar. 120 expertos sobre los fenicios se reunieron ayer en Guardamar (La Vega Baja) para participar en el segundo seminario sobre temas fenicios, que este año se centra en la relación de este pueblo con el territorio. La gran movilidad de los fenicios aumenta el interés por el estudio de las diversas relaciones que establecieron con el territorio que les sirvió de zona comercial. Su interacción con las regiones del Mediterráneo permite rastrear las transformaciones de su cultura y de las de los pueblos indígenas que ocupaban las costas en las que atracaban sus barcos, destacó el profesor Alfredo González, director de las jornadas, que concluyen mañana. Esta edición cuenta con 100 asistentes, todos expertos en la materia, que escucharán las ponencias de 20 doctores y profesores universitarios llegados de los países que colonizaron los fenicios. Guardamar es idónea para debatir el papel de los fenicios como colonizadores y comerciantes, puesto que en esta localidad se halla uno de los yacimientos fenicios más importantes del Mediterráneo: la ciudad portuaria de La Fonteta, descubierta en 1985. La ciudad, situada en la desembocadura del río Segura, data de los siglos VIII al VI a.C. y los objetos hallados presentan un buen grado de conservación. Los fenicios se dedicaron en La Fonteta a la metalurgia. Dada la importancia de este yacimiento, el inicio del seminario coincidió con la inauguración de la exposición sobre La Fonteta en la Casa de Cultura. En ella se recogen algunos de los principales hallazgos y se narra el proceso de excavaciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS