BALONCESTO FINAL DE LA COPA KORAC

El Palau se llenó de lágrimas y dedicatorias

El Palau Blaugrana fue una fiesta. Sasha Djordjevic la protagonizó y sus compañeros le acompañaron. Quien más quien menos tenía motivos para reivindicarse y para repartir dedicatorias. "Se lo dedico a mi pueblo, a mi familia, a mi mujer, a mi niño que va a nacer, al Barcelona, a Cataluña y a Yugoslavia, ¡a Yugoslavia!", acabó chillando Sasha Djordjevic entre lágrimas mientras era abrazado por compañeros y directivos, incluido el presidente del Barcelona, Josep Lluís Núñez, que bajó a la pista nada más concluir el partido. El jugador yugoslavo mostró un cartel con la leyenda "Stop the war" (parad la guerra). Después se abrazó emotivamente al técnico azulgrana Aíto García Reneses.Roger Esteller, en su calidad de capitán del Barça, recibió el trofeo que acredita a su equipo como campeón de la Copa Korac. Tampoco pudo reprimir las lágrimas. Dedicó el triunfo a su padre, fallecido recientemente: "Es en quien pienso ahora". Roger elogió al público: "Son ellos quienes han ganado", dijo. Lo mismo hizo Nacho Rodríguez, que fue más allá: "Con este apoyo, no podemos perder la Liga. Será nuestro siguiente título".

Más información

Aíto García Reneses admitió que el objetivo sigue siendo ganar la Euroliga, pero dijo que no es el momento de hablar de ello, sino de celebrar la Copa Korac. "Yo confío en mi equipo cuando sabe que es difícil; cuando cree que es fácil, no. Y hoy ha estado entero incluso cuando ya se veía favorito".

Los jugadores de Estudiantes se retiraron al vestuario desolados, pero unos minutos después de que concluyera la fiesta azulgrana volvierón al parqué para agradecer su presencia al centenar de seguidores de la Demencia que aún permanecían allí para tributarles una ovación y afirmar su adhesión a los colores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 31 de marzo de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50