Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arias-Salgado considera "una necesidad urgente" el AVE entre Valencia y Madrid

Rafael Arias-Salgado, ministro de Fomento, aseguró ayer que el tren de alta velocidad (AVE) entre Valencia y Madrid es "una necesidad urgente" dentro del mapa de infraestructuras ferroviarias del Estado. El ministro, que acudió a Valencia para firmar un documento que distribuye la responsabilidad sobre los estudios previos del futuro Parque Central de la capital, aseguró también que los resultados de la reciente cumbre de la Unión Europea celebrada en Berlín aseguran la financiación de "parte" del proyecto, cuyo coste estimó en unos 400.000 millones de pesetas.

Arias-Salgado comentó que espera recibir los estudios informativos previos sobre los posibles trazados alternativos del tren de alta velocidad el próximo día 20 para su exposición pública. El ministro de Fomento señaló esa fecha como "el momento del gran debate" e invocó "el mayor consenso social" al respecto. El responsable de Fomento considera clave "buscar el apoyo de las instituciones" implicadas para poder desarrollar el proyecto sin problemas. Al margen de las cautelas políticas, Arias-Salgado destacó que los resultados de la cumbre de la UE permiten al Estado mantener "su capacidad de inversión durante los próximos seis años" y afirmó que los fondos europeos servirán para financiar parte del trazado del tren de alta velocidad. Eduardo Zaplana no dejó escapar el guante y se apresuró a celebrar "el apoyo inequívoco" del ministro de Fomento al tren de alta velocidad. El Minsiterio de Fomento, la Generalitat, el Ayuntamiento de Valencia y RENFE firmaron un documento que compromete a las tres administraciones en los trabajos previos para definir nuevos accesos ferroviarios a Valencia, el soterramiento de las vías y el aprovechamiento del futuro Parque Central de la ciudad. El documento fue calificado por Zaplana como "un punto de no retorno" para la mejora de la red arterial ferroviaria de Valencia. El ambicioso proyecto prevé la concentración de las instalaciones de RENFE en la zona de la Fuente de San Luis, la construcción de un nuevo acceso ferroviario al puerto de Valencia y el desarrollo de un eje logístico en la margen izquierda del nuevo cauce del Turia que enlace con la futura zona de actividades logísticas del Puerto. Las inversiones conjuntas previstas fueron estimadas en unos 70.000 millones y los plazos de ejecución de las obras se dilatarán durante seis años. Las obras modificarán la disposición actual de la estación del Norte para convertirla en un punto de paso y evitar que todos los trenes se vean obligados a entrar y salir de la misma, y permitirán conectar los accesos al ferrocarril con los de la línea de metro. También se prevé la construcción de un nudo de distribución al sur de la ciudad que evite la saturación en el tramo entre Silla y Valencia. Fomento estudia la posibilidad de reconvertir la línea entre Riba-roja y Valencia para que sea cubierta por un tranvía o metro ligero integrado en la red subterránea de la capital. Todas las actuaciones liberarán una parcela de más de 300.000 metros cuadrados en el centro de Valencia que constituye en la actualidad una auténtica barrera urbanística para el desarrollo de la ciudad. Los estudios correspondientes deben estar concluidos ante de finales de este año. Zaplana aseguró que la Generalitat expropiará los terrenos necesarios para las instalaciones ferroviarias a lo largo de este año. Rita Barberá, alcaldesa de la capital, afirmó rotunda que el documento es el primer paso para "resolver el último problema urbanístico que tenía Valencia". Arias-Salgado hizo un pormenorizado repaso de las inversiones que Fomento ejecuta en las rondes norte y sur de la ciudad, la prevista ampliación de la circunvalación y el desdoblamiento de los accesos al aeropuerto de Manises. También justificó el peaje en la autopista entre Alicante y Cartagena por rigor presupuestario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de abril de 1999

Más información

  • Fomento, la Generalitat y el Ayuntamiento se reparten los estudios sobre el Parque Central