Condenado a muerte el acusado por los atentados en La Habana

El Tribunal Provincial de La Habana condenó ayer a la pena de muerte al terrorista salvadoreño Raúl Ernesto Cruz León como autor de los atentados cometidos en la isla durante el verano de 1997. Como se esperaba, no hubo para él benevolencia en primera instancia. Durante el proceso, Cruz León, de 26 años, confesó ser el responsable de la colocación de seis bombas en cinco hoteles y un restaurante de La Habana, hechos en los que perdió la vida el turista italiano Fabio di Celmo. Su caso pasará ahora de oficio al Tribunal Supremo, que deberá ratificar o conmutar la pena capital. No hay plazo establecido para ello. En caso de que se confirmase la pena capital, sólo el Consejo de Estado, que preside Fidel Castro, podría dictar una medida de clemencia.El juicio contra Cruz León duró cuatro días y se convirtió en un auténtico proceso al exilio de Miami, y sobre todo a la Fundación Nacional Cubano-Americana (FNCA), organización anticastrista a la que La Habana acusa de haber ordenado los actos terroristas. Durante la vista oral contra el salvadoreño, la fiscalía presentó a un espía que se había infiltrado en la FNCA. El agente doble afirmó haber sido contratado por el terrorista cubano Luis Posada Carriles y por directivos de la FNCA para colocar artefactos explosivos en diversos hoteles de la isla.

Pese a la decisión del tribunal de primera instancia, la defensa de Cruz León aspira a que en el Tribunal Supremo o el Consejo de Estado se conmute la pena capital por una sanción de privación de libertad, atendiendo a la colaboración prestada por el salvadoreño durante las investigaciones.

Todavía se espera en Cuba la publicación de la sentencia del Tribunal Provincial de La Habana en el caso del salvadoreño Otto René Rodríguez Llerena, autor confeso de la colocación de una bomba en el hotel Cohiba de La Habana en agosto de 1997. La fiscalía también pide para Llerena la pena de muerte.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS