Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
aulas

EL BUZÓN DE PEZZI Evaluación continua

¿Cómo se puede hablar de evaluación continua cuando en una semana de cuatro días lectivos se les pone a los alumnos seis o siete exámenes? ¿Por qué no se ponen de acuerdo los profesores para evitar dos y hasta tres controles diarios, sin contar los trabajos que deben entregar? Respuesta. El concepto de evaluación continua mide la adquisición de los nuevos conocimientos del alumnado en el curso. La coincidencia de varios controles en determinados momentos debe entenderse sólo como un instrumento, y no el único y exclusivo, que puede utilizar el profesorado para obtener información puntual del proceso de aprendizaje. No obstante, el acumular los exámenes en un espacio de tiempo reducido quizá no sea conveniente. La adecuada coordinación de la programación docente de los distintos departamentos del centro, así como la planificación de la actividad educativa en el grupo de alumnos, deben contribuir a evitar esto. Además, tanto el tutor como los delegados de alumnos pueden participar y, en colaboración con el profesorado, fijar un calendario para hacer los exámenes y entregar trabajos. Bachillerato Desde hace un año, profesores padres y alumnos han intentado sin éxito, la puesta en marcha del bachillerato en el instituto Mariana Pineda. Nuestro instituto está suficientemente dotado y los alumnos queremos terminar 2º de bachillerato aquí. ¿Una barriada tan grande como Montequinto no puede tener dos centros con bachillerato? Respuesta. La Consejería elaboró la Red de Centros y Mapa de Enseñanzas, un documento en el que se diseña la estructura de centros en Andalucía y los niveles educativos que se van a impartir en ellos, teniendo en cuenta, entre otros, criterios de población. En el caso concreto de Montequinto, está previsto que la secundaria se imparta en los institutos Hermanos Machado y Mariana Pineda y los bachilleratos sólo en el primero. Con esta oferta se atiende toda la demanda del barrio y, teniendo en cuenta su número de habitantes, no hay ningún problema de plazas, por lo que ningún alumno de Montequinto tendrá que irse fuera del barrio para estudiar el bachillerato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de marzo de 1999