Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Filtros contra el pecado

Las restricciones en el uso de Internet han provocado algunas críticas silenciosas en Arabia Saudí, fundamentalmente de padres que alegan que el contacto electrónico entre los jóvenes supone una sana alternativa. "No escuchan la voz, no ven las caras, así que, ¿dónde está el haram?", pregunta el locutor de radio Samar Fatani, utilizando la palabra árabe que designa algo prohibido por motivos religiosos. "No creo que haya nadie que lo pueda considerar pecado", añade.Para hacer cumplir las reglas, el Gobierno saudí ha adoptado el papel de padre, utilizando programas como el Small Filter para filtrar todas las peticiones y bloquear el contacto con los sitios de Internet que quiere mantener fuera del alcance. Los representantes del Gobierno saudí afirman que el programa se actualiza cada día, a medida que los técnicos de la base de Riad van añadiendo nuevos sitios a la lista negra, vigilando los sitios que más demandan los saudíes. "Da un poco de miedo", dice Fadlil Jalialá, director de 33 años del cibercafé de Jidda. "Si alguien consigue llegar a un sitio inapropiado, al día siguiente está bloqueado".

MÁS INFORMACIÓN

Teniendo en cuenta que se crean miles de sitios web cada día, los usuarios avispados se pueden mantener un paso por delante de la mayor parte de las restricciones. Incluso los representantes del Gobierno saudí consideran que mantener actualizada la lista negra es una lucha contra corriente. A pesar de ello, afirman que están decididos a asegurarse de que el uso de Internet en Arabia Saudí se mantiene dentro de unos "límites aceptables".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 1999