Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

16 ciudades españolas celebran el Día contra el Racismo

Cerca de 200 personas solicitaron ayer, en una protesta callejera en Madrid, el cierre de los centros de internamiento para inmigrantes que existen en Barcelona, Las Palmas, Málaga, Murcia, Valencia y el madrileño barrio de Moratalaz. En este último punto finalizó la manifestación, convocada por varios colectivos sociales, sindicales, políticos y de extranjeros, con motivo del Día Internacional contra el Racismo. Otros actos contra la xenofobia se celebraron en otras 15 ciudades españolas.En los controvertidos centros de internamiento, que comenzaron a funcionar hace 13 años en España, ingresan los inmigrantes indocumentados o que hayan cometido alguna falta, y permanecen hasta 40 días para luego ser expulsados a sus países de origen. "Pedimos el cierre de estos lugares, porque son una reedición de las viejas mazmorras; están regulados por una ley constitucional pero se mueven fuera del control judicial", destacó en Madrid, Abas Lach-my, un representante de los colectivos afectados.

"En los que he conocido se hacinan hasta 200 personas, adultos con niños, a los que tratan de forma infrahumana", comentó una manifestante de origen magrebí. Los concentrados denunciaron durante la marcha que "existe racismo institucional", el de estas instalaciones de internamiento, "que son peores que las cárceles y ofenden a la dignidad humana".

También en Madrid, el Movimiento contra la Intolerancia eligió el parque del Retiro para aprovechar el Día contra el Racismo. Al grito de Sólo una raza, la raza humana, gente de todas las edades y procedencias pintaron con las manos un mural de 10 metros y repartieron simbólicos pasaportes europeos contra la xenofobia.

En Zaragoza, unas 600 personas se manifestaron para mostrar su rechazo contra el racismo y solicitar la modificación de la Ley de Extranjería en un acto convocado por 16 organizaciones no gubernamentales y asociaciones de inmigrantes bajo el lema Igualdad para vivir, diversidad para convivir.

Los inmigrantes que proceden de los países menos desarrollados, sobre todo los marroquíes, y la comunidad gitana son los dos grupos de población que más sufren el rechazo xenófobo de los españoles, según un informe presentado el sábado por UGT en el marco de los actos del Día Internacional contra el Racismo.

Aunque los estudios realizados por diferentes instituciones indican una evolución positiva de la sociedad española en valores de aceptación, tolerancia y solidaridad, el informe de UGT constata la presencia de una serie de actitudes y prejuicios que suponen ciertas formas de rechazo. Como muestra un estudio del Observatorio Permanente para la Inmigración, referido en el informe, los marroquíes, árabes y musulmanes son los grupos de población con menor puntuación (un 5,3 sobre 10) en cuanto al índice de simpatía que despiertan entre los españoles. En cuanto al rechazo a la comunidad gitana, el informe indica que está basado en la incomprensión y el desconocimiento antes que en motivos fundados y que sigue extendido entre la población española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 1999