Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de la ejecutiva del PSOE apuesta por Rosa Díez para las europeas

La mayoría de los miembros de la ejecutiva federal del PSOE se inclinan por la actual portavoz adjunta de los socialistas vascos, Rosa Díez, como cabeza de lista en las elecciones europeas, que se celebrarán, junto a las municipales y las autonómicas, el próximo 13 de junio. La decisión se tomará la próxima semana, una vez que se reúnan el candidato a la Presidencia del Gobierno, José Borrell, y el secretario general del partido, Joaquín Almunia. Responsables de la dirección aventuran que, si Díez acepta, no habrá problema alguno, porque tanto Borrell como Almunia la consideran idónea con vistas a Estrasburgo.

Los responsables socialistas consultados, tanto de la ejecutiva federal como de las direcciones regionales, cruzan los dedos antes de mencionar el nombre de Rosa Díez por temor a que se frustre su lanzamiento como cabeza de lista al Parlamento Europeo. No en vano ya ocurrió lo mismo con Felipe González, ex secretario general del partido y ex presidente del Gobierno, y Carmen Alborch, ex ministra de Cultura.El primero en lanzar en público la propuesta respecto a Díez, que fue consejera del Ejecutivo vasco en la época del tripartito entre el PNV, EA y el PSE-EE, fue el presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que lo hizo cuatro semanas atrás. Después hubo cierto silencio. Y, finalmente, otros dirigentes han reconocido que Rodríguez Ibarra se limitó a decir en voz alta lo que muchos pensaban en voz baja.

Si ella acepta y nadie expone razones contundentes en contra, hay muchas posibilidades de que Díez represente a los socialistas como número uno para Estrasburgo. Personas del entorno de la dirigente vasca aseguran que ella no quiere entrar en consideraciones sobre si aceptaría serlo o no, ya que ni el candidato a la Presidencia del Gobierno, José Borrell, ni el secretario general, Joaquín Almunia, le han hecho aún una oferta concreta. Eso sí, los aludidos interlocutores reconocen que en los últimos días han sido muchos los compañeros que han hablado a Díez del asunto. En principio, ella continúa rehuyéndolo.

El papel destacado de Díez en la defensa, con toda firmeza, de la posición de los socialistas en Euskadi en unos momentos especialmente conflictivos, cuando la tregua de ETA no se está viendo acompañada precisamente de un alto en la violencia callejera y en las amenazas a los ediles y demás cargos públicos de las formaciones no nacionalistas, es la única razón que algunos de los miembros consultados de la dirección del PSOE observan como un inconveniente. Con todo, la determinación de presentar frente al PP a una candidata con fuerza suficiente en unos comicios de lista única en toda España podría imponerse sobre otras consideraciones.

No será este asunto objeto de debate formal en la reunión de hoy de la ejecutiva federal. Sus miembros consultados recuerdan que Borrell no acudirá por encontrarse en México y sin él es imposible que se tome un acuerdo definitivo. No obstante, todos dan por seguro que tanto Borrell como Almunia tienen ya una posición definida sobre quién debe ser el número uno.

Por otro lado, los mencionados dirigentes llaman la atención en tono irónico respecto a la expectación que provoca su cabeza de lista en tanto que nadie pregunta quién lo será por el PP.

Los responsables del PP, en conversaciones informales, no han tenido inconveniente en reconocer que están pendientes de lo que resuelva el PSOE, ya que su candidato estará en función de cuáles sean las características políticas de su adversario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 1999

Más información

  • La portavoz de los socialistas vascos no se ha pronunciado todavía