Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva Izquierda lleva a la Fiscalía la venta de Ertoil y su relación con Piqué

El caso Piqué se extiende. El secretario general del Partido Democrático de la Nueva Izquierda (PDNI), Diego López Garrido, anunció ayer que hoy mismo trasladará a la Fiscalía Anticorrupción la operación cerrada en torno a la petrolera Ertoil -del grupo Ercros- entre los años 1989 y 1991 y en torno a la cual se generaron unas plusvalías de 20.000 millones de pesetas en apenas dos años. El actual ministro de Industria y portavoz del Gobierno, Josep Piqué, formó parte del equipo de dirección de Ercros en aquella época como director de operaciones estratégicas.En la documentación que presentará López Garrido se detalla el proceso de venta de Ertoil, primero a Elf Aquitaine (9 de enero de 1991) por 36.500 millones de pesetas y posteriormente a Cepsa (29 de septiembre de 1991) por 47.000 millones con la intervención de la sociedad luxemburguesa GMH y el registro de unas plusvalías de unos 20.000 millones de pesetas en dos años.

Según fuentes del PDNI, en la operación podrían existir irregularidades e indicios de delitos fiscales y societarios, presuntamente cometidos por quienes diseñaron la operación y quienes la facilitaron.

La iniciativa del PDNI se produce en un momento de gran polémica en torno a Piqué, quien, dos meses después de que se conociera su doble relación con Ercros -como directivo y como asesor a través de su empresa, Loreto Consulting-, no ha respondido a las preguntas planteadas al respecto por la oposición.

En la sesión de control al Gobierno del próximo miércoles, el PSOE, a través de su diputado Francisco Fernández Marugán, volverá a la carga y preguntará al titular de Industria si en el momento de cesar como presidente de Ercros cobró indemnización a través de su empresa, Loreto Consulting. Hasta el momento, Piqué sólo ha aclarado que Loreto mantuvo una relación contractual "auditada" con Ercros y ha despachado las preguntas de la oposición asegurando tener su conciencia "absolutamente tranquila".

La iniciativa del PDNI abre ahora un nuevo y polémico frente al portavoz del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de marzo de 1999