Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PARMA

Poderío en todas las líneas

El Parma se ha convertido en los últimos años en una de las sociedades más potentes del fútbol italiano. Dos razones han sido decisivas en su ascensión: el trabajo de Arrigo Sacchi en los años ochenta y el patrocinio de la poderosa empresa de alimentación Parmalat. Con Sacchi, el Parma salió del ostracismo y alcanzó la Primera División. Con Parmalat, el club ha dispuesto del dinero necesario para competir con los grandes del fútbol italiano.Durante los últimos años, sólo le ha faltado coronar alguna de sus grandes temporadas con el título de Liga. Hoy día figura en el tercer puesto del campeonato italiano, es finalista en el torneo de Copa y ha entrado en las semifinales de la Copa de la UEFA. Este balance da una idea del poderío de un equipo que cuenta con una de las plantillas más atractivas de Europa. Malesani, su entrenador, es uno de los técnicos emergentes en Italia. En su breve paso por el Fiorentina, se ganó fama de atrevido, al menos según los cánones del Calcio. En el Parma utiliza un 3-4-3 que aprovecha la calidad de sus tres centrales (Thuram, Cannavaro y Sensini, internacionales por Francia, Italia y Argentina), el despliegue de los dos carrileros (Fuser y Benarrivo), la clase del argentino Verón y el empuje de sus dos goleadores: el argentino Crespo, un delantero centro típico, de buena planta que parece destinado a suceder a Batistuta en la selección albiceleste; y Chiesa, que funciona por todo el frente de la delantera. Zurdo, hábil, intuitivo y con fama de egoísta, disfruta de una excelente temporada.

Para terminar de definir el equipo, Malesani cuenta con dos jugadores que forman la columna en el medio campo: el francés Boghosian y Dino Baggio. Y con Buffon, un guardameta que debutó en Primera con 17 años y que se anuncia como el próximo portero de la selección italiana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 1999