Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo Eskorzo muestra en Euskadi su ecléctica y festiva visión de la música

El conjunto granadino Eskorzo, que el pasado año aumentó considerablemente su popularidad acompañando a los norteamericanos King Chango y a los mexicanos Molotov en sus respectivas giras españolas, emprende esta semana un pequeño tour que le permitirá exhibir su alegre mestizaje musical en las tres provincias vascas. Mañana actúa en la sala Tapioca de Vitoria, el viernes en la sala Tunk! de Irún y el sábado en el Palladium bilbaíno. En los tres escenarios presentará Mundo bullanga (Chrysalis), un segundo elepé que fusiona ecos de carnaval caribeño, flamenco, detalles étnicos, reggae, punk y rock. Un explosivo y alegre cóctel en cuya cata se reconocen ingredientes utilizados por bandas como Ska-P, Mano Negra, Reincidentes, Hijas del Sol, Amparanoia, Celtas Cortos, Ke No Falte y grupos de percusión brasileños. Todo ello empleado con el afán jaranero propio del rock mestizo y un trasfondo de descontento con el comportamiento del ser humano resumido perfectamente en la frase destacada que preside la presentación del compacto: "Madre Tierra, Padre Sol, no lloréis más por el hombre, dejadlo que siga haciendo el amor con su querida destrucción". Formado en Granada en 1996, Eskorzo puso en circulación dos maquetas (Rock de libertad y Si las cabras pueden, nosotros también) antes de dar el paso de grabar su primer larga duración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 1999