Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reparación de la barandilla de La Concha costará 781.000 euros

El grave deterioro que presentan los elementos de piedra caliza (machones) que sirven de soporte a la barandilla de La Concha y algunas partes metálicas del emblemático pasamanos de San Sebastián van a someterse a un profundo proceso de reparación, cuyo coste se elevará a 130 millones de pesetas (781.000 euros). Las obras, que comenzarán en septiembre, consistirán en el desmontaje completo de la barandilla y de los elementos que la soportan. Serán desmontados los 271 tramos existentes actualmente desde la sede del Club Náutico hasta el Paseo del Tenis. Una vez enmendados los problemas de oxidación que presentan como consecuencia del efecto del salitre marino, serán anclados nuevamente utilizando una técnica similar a la empleada con motivo de la reconstrucción del edificio de La Perla. Los daños más visibles se observan en los pilotes de piedra que sirven de sujección. Estos sostenes, a base de machones y rodapiés, se encuentran en un "estado general deficiente", con grietas en el conjunto y pérdida de numerosas aristas. Un informe presentado ayer por la jefatura del Servicio de Vías Públicas del Ayuntamiento reconoce que la estética general "es deficiente". La reforma de la barandilla fue una reclamación lanzada hace un mes por el grupo popular del consistorio donostiarra. En un comunicado donde se exigía su "reparación inmediata", la concejal María San Gil criticó la situación que ofrecía el tramo comprendido entre el Club Náutico y la primera rampa que baja a la playa. Al mismo tiempo, decía: "Es una vergüenza que este símbolo de nuestra ciudad se encuentre como está. Es una pena que todos los turistas tengan que llevarse una imagen de San Sebastián como la actual". Ayer, la comisión de gobierno del Ayuntamiento donostiarra aprobó la publicación de un concurso público para renovar la barandilla. Los presupuestos municipales de 1999 tienen reservado una partida de 21 millones de pesetas para este fin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 1999