Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia de Italia convoca para el viernes a Olano y Riis

Civitanova Marche

Dos fiscales italianos, Giovanni Spinosa y Pierguido Soprani, han convocado a Abraham Olano y Bjarne Riis, dos de los mejores ciclistas del mundo, a declarar el próximo viernes, víspera de la Milán-San Remo, en el marco de la investigación que siguen para aclarar el papel que importantes figuras de la medicina deportiva italiana, como Francesco Conconi y Michele Ferrari, han interpretado en supuestos asuntos de dopaje.Al corredor guipuzcoano le llegó ayer al hotel la citación de Spinosa, el fiscal de Bolonia que investiga la importación ilegal de medicamentos de una farmacia boloñesa, en cuya trama parece estar implicado Ferrari, médico de Olano cuando corría en el equipo italiano Mapei y en los primeros meses de su paso por el Banesto. Al danés Riis, ganador del Tour de 1996, quebrando la línea de cinco victorias consecutivas de Miguel Induráin, el fiscal que le ha citado es Soprani, que desde Ferrara investiga las actividades del Centro de Estudios Biomédicos Aplicados al Deporte, la clínica científica desde la que Conconi ha preparado a los mejores deportistas italianos, y a los mejores médicos, de la última década. Ferrari fue su alumno predilecto, pero también se formó a sus órdenes Luigi Cecchini, el médico de Riis.

Conocatoria esperada

Cuando marchó a Italia Abraham Olano para disputar la Tirreno-Adriático ya sabía que era muy probable que le citara a declarar el fiscal Spinosa, que había empezado a tomar declaración a ciclistas tratados por Ferrari en algún momento de su carrera la última semana de febrero, de forma espectacular, convcándolos en medio de una carrera, el trofeo Laigueglia, a cuya salida el propio fiscal acudió vestido de ciclista y en bicicleta. A pesar de ello, Olano decidió viajar a Italia.

Los ciclistas que declaraon como testigos en aquel momento fueron los italianos Paolo Savoldelli, Ivan Gotti y Alessandro Bertolini, el ruso Pável Tonkov y el belga Axel Merckx. Según fuentes de la investigación, el fiscal les interrogó teniendo en su poder sus historiales médicos, en los que figuraban tanto los datos de sus análisis -fundamentalmente las variaciones en los valores del hematocrito: síntoma indirecto de dopaje mediante la toma de eritropoietina, una sustancia que aumenta el número de glóbulos rojos, y por lo tanto la oxigenación de la sangre- como de los medicamentos que les había prescrito en diferentes momentos de su preparación. Junto a ellos, aparecían unos símbolos, en forma de asterisco, sobre los que el fiscal expresó su máxima curiosidad. Al parecer, los corredores respondieron que el asterisco significaba una proposición para tomar EPO, sugerencia que ninguno obedeció.

Con toda seguridad, el testimonio de Olano girará en el mismo sentido. Otro corredor español preparado por Michele Ferrari, Fernando Escatín, no ha considerado oportuno partcipar en ninguna carrera italiana.

El caso de Bjarne Riis, el hombre que deprimió a Miguel Induráin atacando con el plato grande en lo más duro del puerto de Hautacam en el Tour de 1996, es diferente. La investigación del fiscal Soprani, en la que está inculpado Cecchini, puede terminar desmoronando todo el edicficio de alto rendimiento deportivo edificado por Conconi, que aún es miembro de la comisión médica de la UCI, y sus seguidores.

La citación del danés coincide, además, con la publicación en L"Équipe de datos del hematocrito de los corredores del equipo Gewiss en 1995, temporada en la que allí corrió Riis. esos datos muestran una gran variación de valores entre los análisis de invierno y los de los momentos más importantes de la temporada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de marzo de 1999

Más información

  • Ambos corredores tendrán que responder sobre sus médicos