_
_
_
_
_
DEBATE SOBRE EL EMPLEO

Los sindicatos defienden un pacto por el empleo en toda la Unión Europea

Los sindicatos europeos se están planteando la necesidad de desarrollar iniciativas a nivel comunitario para buscar soluciones al paro. En concreto quieren impulsar "un pacto europeo por el empleo", y dar un mayor protagonismo al diálogo social, poco desarrollado en ese ámbito. El proyecto fue presentado ayer en Bilbao por el director del Instituto Sindical Europeo, vinculado a la confederación de organizaciones de trabajadores, la CES, Reiner Hoffmann.

Más información
Un empresario de EEUU quiere reunir "la diáspora vasca" en una red mundial
Desconcierto

El dirigente de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) cree que la consecuencia lógica de la unión monetaria y de la armonización de las políticas fiscales y económicas, que tienen un impacto en el mercado laboral, es adoptar iniciativas por el empleo en las que se impliquen todos los países comunitarios. Hoffmann hizo esas afirmaciones en el congreso sobre El Futuro del Trabajo, organizado por el Club de Roma y la Unesco y que se celebra esta semana en Bilbao.La propuesta supondría tener que estimular el diálogo social comunitario, que sólo ha dado tímidos frutos en los pactos para corregir discriminaciones en los contratos a tiempo parcial y temporales, o para extender los permisos parentales a los países que no lo tenían. El director del Instituto Sindical cree posible que la patronal y la confederación sindical comunitarias se sienten a hablar "para hacer frente a los nuevos desafíos" y buscar soluciones al desempleo.

Hoffmann explicó que los sindicatos, en sus ámbitos nacionales, han aportado ya algunas medidas. Como reconocer la vinculación entre paro y salarios. Según datos de la OCDE, en los últimos cuatro años se han producido pérdidas en el poder adquisitivo en siete países de la UE, y las centrales han aceptado incrementos inferiores en un punto a las ganancias de productividad.

La reducción de jornada la considera sólo una medida más, pero que puede contribuir a contener el desempleo. Siempre que no se imponga por ley, que considera "una solución mala". Hoffmann sostiene que los sindicatos deben ser ambiciosos y bajar de las 37 horas semanales (la media europea) a 32, con cuatro días de trabajo, y tal como aprobó la CES en su congreso. También expuso una nueva propuesta alternativa: medir la jornada durante todo el ciclo de vida laboral, que se calcula ahora en 70.000 horas, y bajar hasta las 50.000.

Para esa reducción se pueden sumar varias medidas. Una es "la jubilación anticipada por fases", combinada con un trabajo con jornada reducida a partir de los 60 años, y cada vez más utilizada por mujeres, según sus datos. Otra es dedicar a la formación y el reciclaje profesional un tiempo que en Alemania puede sumar tres años a lo largo de la vida laboral; o a través de la experiencia escandinava de permisos remunerados y años sabáticos.

La importancia de la formación continua fue también subrayada por Francoise Caillods, experta en educación de la Unesco, y Javier Echeverría, profesor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_