_
_
_
_
_

El fiscal pide 150 años de cárcel para el "violador del ascensor"

El fiscal pidió ayer una pena de 150 años de cárcel contra Víctor José Mojarro, de 23 años, conocico como el violador del ascensor, en las conclusiones definitivas del juicio que ayer quedó visto para sentencia en la Audiencia Provincial de Huelva. El ministerio público incrementó en tres años la solicitud inicial de pena. Por su parte, la defensa ratificó su petición de libre absolución con el argumento de que el acusado no podía controlar sus actos. Víctor José Mojarro reconoció el martes, en la primera sesión de la vista oral, ser autor de las 19 agresiones sexuales que se le imputan contra chicas de entre ocho y 20 años. El violador del ascensor sembró el pánico con sus actuaciones en varias barriadas de Huelva, sobre todo en la de Isla Chica, entre los años 1996 y 1997, durante los que burló a la policía. Sólo tres de sus víctimas son mayores de edad. Durante la sesión de ayer, celebrada a puerta cerrada, prestaron declaración cinco de las víctimas, después de que el primer día lo hicieran nueve. Los abogados defensores y el ministerio fiscal acordaron cerrar al público la vista para evitar los momentos de tensión o especialmente tormentosos a las chicas, dado que el acusado se declaró culpable desde el principio. También testificaron dos médicos forenses por parte de la fiscalía y dos psicólogos presentados por la defensa. Los peritos del ministerio fiscal sostuvieron que el acusado mantiene intactas sus capacidades cognocitiva y volitiva, por lo que era plenamente consciente de sus actos. Los testigos de la defensa aseguraron que el joven conocía la gravedad de sus acciones, pero no podía evitar cometerlas. Víctor José Mojarro, detenido hace 18 meses, tenía antecedentes penales por un robo con violencia. Durante la primera sesión, según dijo a los periodistas la abogada defensora, Teresa Largo, el acusado, aunque reconoció todos los hechos que se le imputa, hizo algunas matizaciones, entre ellas, aseguró, que no utilizó ningún arma para coaccionar a sus víctimas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_