La OTAN financiará la ampliación de la base de Rota y adquirirá derecho a usarla

La OTAN adquirirá el derecho a utilizar, en determinadas condiciones, la base de Rota (Cádiz) si la ampliación de sus instalaciones se financia con cargo al programa de inversiones de la Alianza, como ha pedido EEUU y probablemente acabará aceptando España. El Gobierno debe responder en breve a una petición del Pentágono para construir un nuevo muelle y ampliar la capacidad del aeródromo de Rota, por 18.000 millones de pesetas. Hasta ahora, las inversiones de la OTAN en España han afectado a sistemas de mando y comunicaciones, pero no a bases.

Más información
EE UU sacará de España 2.000 minas antipersonas para evitar su destrucción

La respuesta del Gobierno español a la petición de Washington, que reiteró el pasado 5 de febrero en Madrid el secretario de Defensa, William Cohen, está pendiente de que se aclaren algunos aspectos del proyecto, especialmente su financiación.El Pentágono quiere que, como es norma con todas sus obras en Europa, la ampliación de Rota se presente ante el Comité de Infraestructura de la OTAN, para que sea financiada con cargo al Programa de Inversiones en Seguridad (NISP), que maneja al año más de 100.000 millones de pesetas.

Lógicamente, si la OTAN financia una instalación, adquiere el derecho a utilizarla, aunque este derecho no es ilimitado, según las fuentes consultadas, sino que se se refiere al objetivo para el que ha sido aprobada. Loque aprueba el Comité de Infraestructura son paquetes de capacidad; es decir, los medios necesarios para que la OTAN pueda cumplir con una misión determinada.

En el caso de Rota, la petición de EEUU se refiere a la construcción de un nuevo muelle y de más aparcamientos junto a la pista, lo que ampliará la capacidad de la base para albergar buques y aviones en tránsito entre América y Europa. El presupuesto estimado de la ampliación, según la respuesta del Gobierno al diputado socialista Alfonso Perales, es de 125 millones de dólares, unos 18.125 millones de pesetas.

Sexta Flota permanente

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El puerto se ha quedado pequeño, ya que allí atraca el Grupo de Combate de la Armada española y los buques de la Sexta Flota que hacen escala. El Pentágono quiere, además, que algunos de estos últimos tengan su base permanente en Rota. Respecto a los aparcamientos de aviones, resultan insuficientes para puentes aéreos como los organizados por EEUU en sus despliegues hacia el Golfo y Bosnia. España ha autorizado ya al Pentágono una reparación del firme de la pista, por valor de 1,5 millones de dólares (217 millones de pesetas), para facilitar el aterrizaje de los grandes aviones de transporte.El proyecto podría financiarse bilateralmente por EE UU y España, en proporción a la necesidad de cada país, en cuyo caso las nuevas instalaciones estarían sujetas al convenio de 1988, que exige una autorización específica para operaciones fuera de área. Si, como quiere Washington, se paga con fondos de infraestructura aliados, aunque EE UU adelante el dinero, el derecho de uso se ampliará al conjunto de la OTAN.

En este supuesto, España deberá abonar el 3,5%, que es el porcentaje con que contribuye al fondo de infraestructura, al que está plenamente incorporada desde el pasado 1 de enero.

Sin embargo, las dudas no acaban ahí. Hay que decidir quién presenta el proyecto a la OTAN. Podría hacerlo un mando aliado, el de Norfolk (Atlántico) o el de Nápoles (Mediterráneo), según cuál asuma la necesidad de ampliar la base.

Pero también pueden hacerlo Madrid o Washington. La reafirmación de la soberanía sobre Rota aconseja que la propuesta sea española, aunque algunas fuentes señalan que España no tiene por qué plantear una necesidad de EE UU. Finalmente, las obras del programa NISP deben sacarse a licitación internacional, pero también aquí hay excepciones. Hasta ahora, la OTAN ha financiado en España sistemas de mando, control y comunicaciones (como el ACCS de la Fuerza Aérea) o cuarteles generales aliados, pero no bases.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS