Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COPA DE LA UEFA

Víctor: "Ganaremos en Vigo"

El Celta salió del Velódromo de Marsella con la sensación de haber logrado defender su suerte tras pasar por situaciones muy comprometidas, especialmente en la primera parte, cuando el Olímpico le superó con claridad. Una vez pasado lo peor, los gallegos se abonaron al optimismo para el partido de vuelta en Balaídos. El entrenador céltico, Víctor Fernández, incluso se permitió una cierta actitud triunfalista al proclamar: "ganaremos en Balaídos con el apoyo de nuestra gente". Víctor Fernández se confesó impresionado por el ambiente en el estadio Velódromo, donde las dos bulliciosas gradas de fondo empujan sin cesar a su equipo. "Hacía tiempo que no veía nada igual", declaró el técnico aragonés, "desde dos horas antes de empezar el partido, el estadio ya estaba casi lleno y la gente no paraba de cantar. Realmente, el público juega un papel muy importante aquí en Marsella y por eso soy optimista para la vuelta, porque allí no van a contar con esa ventaja".El entrenador céltico no tuvo empacho en admitir el discreto papel desempeñado por su equipo en la primera parte, aunque lo atribuyó exclusivamente al buen juego del Olímpico, al que definió como "uno de los mejores equipos de Europa". "Ellos", explicó, "empezaron a un ritmo muy alto, nos presionaron mucho y no nos dejaron jugar. Pero no podían mantener ese ritmo todo el tiempo, por eso bajaron en la segunda parte y nos permitieron reaccionar. Yo estoy satisfecho porque el equipo ha sabido mantener el espíritu en momentos de adversidad".

Su colega del Marsella, Rolland Courbis, se lamentó de las ocasiones fallidas. "Nosotros hemos tenido seis y ellos sólo dos, por lo que merecimos un resultado más amplio", declaró, "no creo que haya muchos equipos ahora mismo capaces de crear tantas oportunidades ante un equipo muy bien organizado como el Celta. Pero ellos no deben estar tranquilos, porque nosotros también podemos jugar mejor".

El Celta protestó enérgicamente por el arbitraje del holandés Dick Jol. Los gallegos reclamaron dos jugadas en especial: una falta de Gallas sobre Karpin, que encaraba solo al portero y que, según Víctor Fernández, merecía el castigo de la expulsión del futbolista francés, y un posible penalti sobre Revivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de marzo de 1999