Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una exposición analiza la relación del río Ebro con Cataluña

El río Ebro a su paso por Cataluña visto desde diferentes vertientes, desde las puramente geológica y biológica hasta el papel que históricamente ha desempeñado como vía de transporte comercial, así como su influencia en la cultura de los territorios por los que discurre, es el tema de la exposición que acoge hasta el 2 de mayo el Museo Comarcal del Montsià, en Amposta. La exhibición está coorganizada por el citado museo y el Museo de Historia de Cataluña (MHC). El presupuesto de la exposición, L"Ebre, camí d"aigua, asciende a 45 millones de pesetas. Ayer fue inaugurada por el consejero de Cultura de la Generalitat, Joan Maria Pujals. La exposición podrá ser visitada en Barcelona desde el 18 de mayo hasta mediados de julio. A partir de esa fecha, viajará a la ciudad de Tarragona, donde permanecerá hasta septiembre. L"Ebre, camí d"aigua abre el ciclo de exposiciones bienales que, bajo el nombre genérico de Catalunyes, quiere llevar a cabo en el futuro el Museo de Historia de Cataluña. Entre las 150 piezas expuestas, una selección del amplio inventario generado a partir de una investigación previa, se pueden contemplar documentos de valor histórico, como es el caso de una filmación videográfica inédita, de 10 minutos, rodada por el pintor catalán Joaquim Mir en el año 1927. El vídeo recopila paisajes e imágenes de la vida cotidiana de Miravet, una de las poblaciones más pintorescas de la ribera del Ebro. El vapor "Anita" El visitante también podrá ver un fragmento de la barandilla metálica del vapor Anita, una famosa embarcación que se hundió en las aguas del río Ebro a mitad de siglo, maquetas de transbordadores y puentes ya desaparecidos. La exposición acoge asimismo un testimonio sonoro de la riada que provocó la destrucción del pueblo de Faió el 17 de noviembre de 1967. Monedas, fósiles, lápidas funerarias, antiguos mapas, parte del tesoro encontrado en Castellet de Banyoles (Tivissa) -integrado sobre todo por bandejas de plata y joyas- e imágenes fotográficas de la batalla del Ebro son otros de los objetos y documentos que componen la exposición. La oferta de la exposición se completa con un curso sobre el Ebro, un ciclo de actividades pluridisciplinarias con el río como único tema -conferencias, proyecciones de audiovisuales, mesas redondas, etcétera- y un variado programa de excursiones de carácter histórico, literario, naturalista y tecnológico. Josep Maria Solé Sabaté, director del Museo de Historia de Cataluña, avanzó ayer que la segunda de las exposiciones que compondrán el ciclo Catalunyes se centrará en la comarca de la Val d"Aran.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de febrero de 1999