Unió advierte a Convergència contra el riesgo de confundir a los electores

El democristiano Josep Antoni Duran, líder de Unió, alertó ayer a sus aliados de Convergència contra el riesgo de confundir a los electores con propuestas poco concretas de demanda de más poder para el Gobierno catalán. "CiU tiene la obligación de no desorientar a los ciudadanos", sentenció Duran con aplomo. A renglón seguido, no obstante, aseguró tener constancia de que la propuesta para conseguir más autogobierno que el presidente catalán, Jordi Pujol, desvelará el próximo lunes será muy precisa. Duran renegó de una negociación bilateral CiU-Gobierno y abogó por la búsqueda de un consenso en el Parlament.

Duran, que ayer se reunió con la dirección de su partido, hizo hincapié en la necesidad de que las propuestas de la coalición CiU sean concretas, nítidas y precisas para no confundir a los ciudadanos. El líder democristiano no citó expresamente la propuesta de pacto fiscal del Gobierno catalán, pero el reciente recuerdo de la misma flotaba en el ambiente. La fórmula del pacto fiscal fue presentada en público por el consejero de Economía, Artur Mas, sin haberla consultado previamente con sus aliados de Unió. Esto disgustó profundamente a la dirección de este partido, que se apresuró a tildar de imprecisa la propuesta de Mas. Ayer, Duran insistió en que CiU está "obligada" a no dar ningún paso que pueda desorientar a los electores, precisamente en la antesala de un largo e intenso ciclo electoral como el que se avecina. Por esa razón, defendió que la propuesta de CiU para que el Gobierno catalán alcance mayores cotas de autogobierno extreme su concreción y especifique qué artículos de la Constitución o del Estatut habría que releer, reinterpretar o reformar, cómo y en qué medida habría que hacerlo y por qué. El líder de Unió aseguró, no obstante, que en esta ocasión sí ha habido una comunicación fluida y directa entre él y Pujol para preparar la propuesta que el presidente de la Generalitat hará pública probablemente el próximo día 1 de marzo en una conferencia que pronunciará en Esade que llevará por título Poder político en Cataluña: un instrumento al servicio de los ciudadanos. Duran avanzó que la exposición de Pujol no pecará de falta de concreción. El dirigente democristiano rechazó expresamente la vía de la negociación bilateral entre CiU y el Gobierno central para tratar de sacar adelante esta demanda nacionalista. Esta vía es precisamente la que viene empleando de modo habitual el Gobierno nacionalista de Cataluña, especialmente desde que, en 1993, se convirtió en sostén parlamentario de los sucesivos Ejecutivos centrales. Duran manifestó que CiU "no puede pretender negociar esta propuesta de forma bilateral con el Gobierno". Por el contrario, abogó por alcanzar un pacto de Estado con los dos grandes partidos españoles, el PP y el PSOE, así como por conseguir el consenso más amplio posible en el Parlamento catalán. Pese a ello, rechazó la idea de ERC de que el Parlament empiece a estudiar de inmediato este asunto. "Hay que esperar hasta después de las elecciones", dijo. Pujol, por su parte, replicó ayer a las críticas que le había dirigido la víspera el candidato socialista a la presidencia de la Generalitat, Pasqual Maragall. El líder nacionalista afirmó que el PSC no tiene credibilidad para hacer propuestas de mejora del autogobierno catalán porque, dijo Pujol, cuando los socialistas estaban en el Gobierno bloquearon el paso a tales propuestas. Duran también aprovechó para cargar contra Maragall, quien el día anterior había acusado a Pujol de rendirse constantemente ante Madrid. A juicio de Duran, si alguien ha protagonizado una política errática en sus propuestas autonómicas, ése no es otro que Maragall y, por extensión, su partido, el PSC. "Maragall no sabe qué bandera levantar, porque de inmediato se la baja Borrell", afirmó.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS