Borrell y Maragall unifican sus posiciones y hablan de un ministerio "de las culturas"

Tras un fin de semana de divergencias, José Borrell y Pasqual Maragall unificaron ayer sus posiciones acerca de si debe haber o no un ministerio de Cultura. La síntesis se produjo en la reunión del secretariado de la comisión ejecutiva del PSC. Y consistió en propugnar un ministerio "de las Culturas" que sea expresión del pluralismo cultural y nacional hispánico. Tras esa reunión, los candidatos socialistas a las presidencias del Gobierno y de la Generalitat comenzaron a difundir la fórmula, que recoge los puntos de vista de cada uno de ellos.

La dirección del PSC abordó ayer las discrepancias entre Borrell y Maragall a propósito del ministerio de Cultura como un ensayo de lo que habrá que hacer cada vez que Convergència i Unió (CiU) ponga toda su capacidad de difusión publicitaria a airear la existencia de posiciones distintas sobre cualquier asunto entre ambos candidatos socialistas. Primero hubo un debate en el secretariado del PSC en el que se sentaron los criterios políticos. Luego hubo un encuentro en petit comité de Borrell, Maragall y el primer secretario del PSC, Narcís Serra, destinado a preparar la difusión del acuerdo. El resultado fue que, por la tarde, los dos candidatos comparecieron defendiendo una misma posición, que recogía, como defiende Borrell, la existencia de un ministerio y, como quiere Maragall, una concepción de pluralidad nacional.Tras entrevistarse con la dirección de UGT de Cataluña en la sede del sindicato, Borrell dijo que, tal como propone el programa de su partido, cuando los socialistas accedan al Gobierno español "habrá ministerio de cultura, o más bien de las culturas, porque de lo que se trata es de potenciar todas las identidades culturales". El ex ministro agregó que los planteamientos del socialismo catalán sobre estas cuestiones "están hechos desde la lealtad constitucional" y de ahí que siempre sea posible hallar acuerdos. Palabras muy parecidas utilizó Maragall ayer por la tarde, informa Miguel Ángel Luque. Tras la presentación de una plataforma egarense de apoyo a su candidatura, Maragall dijo: "Nosotros en todos los asuntos importantes, como el del federalismo, tenemos un discurso único. Hoy hemos estado hablando con Josep Borrell y somos partidarios en todo caso de un ministerio de las culturas, que es diferente que un ministerio de cultura". El ex alcalde de Barcelona dijo que lo importante es la función y tanto si fuera un ministerio o una secretaría de Estado, debe haber una coordinación y un mantenimiento de todas las culturas "a nivel español y como responsabilidad del Gobierno". Maragall quiso aclarar, no obstante, que propugnar un cambio en la concepción del Ministerio de Cultura no significa en su caso que apueste por dejar la política cultural exclusivamente en manos de la iniciativa privada. "Nosotros creemos que debe haber cultura pública", afirmó. Con estas palabras Maragall manifestaba también su coincidencia con el primer secretario del PSOE, Joaquín Almunia. Éste había advertido que la desaparición del ministerio dejaría el fomento de la cultura en manos privadas como quieren los neoliberales. Los socialistas son conscientes de que CiU utiliza la existencia de discrepancias entre Borrell y Maragall; prueba de la importancia que dan a este flanco es que el candidato a presidente del Gobierno se quedó ayer en Barcelona para participar en la reunión de la dirección del PSC en vez de asistir en Madrid a la del dirección del PSOE. Pero si se pusieron de acuerdo sobre el Ministerio de Cultura, ni siquiera abordaron la otra cuestión sobre la que han discrepado recientemente: la privatización del aeropuerto de Barcelona.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS