Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco músicos catalanes se unen en el grupo Guitarras Mestizas

Suman aproximadamente 200 años, la mayor parte de ellos consagrados a la guitarra. Guitarra eléctrica, acústica o española al servicio del rock, el jazz, el flamenco "y muchos trabajos alimenticios", como reconocen Max Siné, Santi Picó, Chicuelo, Joan Vinyals y David Palau. Los cinco integran el grupo Guitarras Mestizas, cuya primera entrega es un doble disco dedicado a impecables lecturas de celebérrimas canciones firmadas por Sting, John Lennon, Paul McCartney, Mikis Theodorakis o Alejandro Sanz. Max Suñé es muy consciente de la paradoja: "Éste es un país de grandísima tradición guitarrística donde, haciendo excepción de Paco de Lucía y algunos otros flamencos, no se concibe al guitarrista como artista solista". Suñé ha fundado grupos como Iceberg o Pegasus -"que, ¡ojo!, todavía está vivo"-, pero reivindica la libertad necesaria para tocar en dúo, en trío o en aventuras como Guitarras Mestizas. La actual iniciativa fue promovida por Moreno, un inquieto manager catalán, y estaba inspirada por un proyecto similar de Joan Bibiloni, Palabra de guitarra, "que era demasiado numeroso, reunía instrumentos de varios países y necesariamente estaba concebido como algo ocasional", aclara Suñé: "Aquí somos cinco guitarristas que hemos grabado solitos y que actuaremos del mismo modo". Suñé afirma que las versiones son creativas, "con variaciones en el ritmo, la armonía y, a veces, hasta en la melodía". Todos insisten en que Guitarras Mestizas es un grupo genuino, "hemos renunciado a poner nuestros nombres en la portada ya que las cinco personalidades están al servicio del proyecto; los egos se han controlado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de febrero de 1999