Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez condena a un año de cárcel a un empresario por la muerte de un obrero

La Audiencia Provincial de Murcia ha condenado a un empresario a la pena de un año de prisión por la muerte de un trabajador que falleció al quedar aprisionado entre la maquinaria utilizada por la empresa Muros y Cerramientos en la pedanía murciana de El Raal. La Audiencia condena a Francisco Aledo, supervisor de las obras, por homicidio imprudente, ya que "no observó las más elementales prevenciones que cabe exigir para evitar un mal previsible".

Los hechos que costaron la vida a Juan Antonio A.O. sucedieron el 24 de junio de 1997, cuando procedía a realizar unas soldaduras a algo más de cinco metros de altura. En la sentencia, emitida por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Murcia, se indica que Francisco Aledo Pérez cometió un delito de homicidio imprudente porque "no observó las más elementales prevenciones o cautelas que cabe exigir para evitar un mal previsible".Los hechos ocurrieron cuando Juan Antonio O.V. procedía a realizar unas soldaduras desde una paleta de carga colocada en las pinzas de una carretilla elevadora. Para realizar sus tareas, el trabajador fallecido se subió al tejadillo de la hormigonera que estaban utilizando en las obras, "sin que se señalizara su presencia allí en modo alguno, y al ser accionado el mando del puente-grúa por Herminio R.F., aquél quedó atrapado" y falleció prácticamente en el acto, señala la sentencia del tribunal que ha juzgado el caso.

El texto de la sentencia afirma que el citado trabajador, que dejó viuda y dos hijos de corta edad, carecía "de la capacitación profesional requerida para realizar el trabajo de soldador que le fue encomendado, pues se le contrató en la categoría o nivel de peón ordinario, como trabajador eventual".

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Murcia, que absuelve en la sentencia a Herminio R.F., juzgado por los mismos hechos por los que se condena a Francisco Aledo, condena también a la empresa aseguradora a indemnizar a la viuda y los hijos de Juan Antonio O.V. con 25,4 millones de pesetas, cantidad de la responderá con carácter subsidiario la empresa Muros y Cerramientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de enero de 1999

Más información

  • Hubo "homicidio imprudente", según el fallo