El PSOE alerta sobre un rebrote de la violencia fascista en las universidades

El presidente de la Agrupación Socialista Universitaria, Rafael Simancas, reclamó ayer a la Delegación de Gobierno la elaboración de un "informe en profundidad", en colaboración con la Administración, los rectores y las asociaciones de alumnos, sobre la actuación de grupos violentos en los campus universitarios. La petición de Simancas se produce desde el convencimiento de que "los colectivos estudiantiles filofascistas se están envalentonando a lo largo de los últimos meses, con la proliferación de episodios violentos y coactivos, que sientan un mal precedente".Simancas enumeró al menos cuatro casos que dan idea, a su juicio, de que los estudiantes de extrema derecha "han dado un paso cualitativo" y ya no se conforman sólo con la difusión pacífica de sus ideologías. El primero de ellos se registró el 2 de diciembre, durante la presentación en la Facultad de Ciencias Políticas de una campaña contra las armas blancas, cuando un grupúsculo de ocho o diez jóvenes amedrentó a los organizadores (el Movimiento contra la Intolerancia) y les destruyó filminas, carteles y cientos de folletos informativos.

En esa misma facultad, la Asociación Estudiantil Enrique Tierno Galván advirtió la existencia de reuniones de jóvenes radicales para planificar altercados que luego se produjeron frente al Ministerio de Educación, en la manifestación en demanda de un mayor presupuesto para la enseñanza pública. También en Ciencias de la Información se han escuchado, según Simancas, soflamas de grupos filonazis. Y la escalada de violencia se concretó el pasado 17 de diciembre en la Facultad de Derecho, cuando ardió parte de la sede de la Unión de Estudiantes Progresistas, situada junto a los despachos de organizaciones ultras como Tornasol o Teoría y Praxis.

A la luz de estos datos, el dirigente del PSOE resumió: "El huevo de la serpiente se está incubando en determinadas facultades. Los violentos han pasado del proselitismo a la práctica".

El portavoz de la Coordinadora de Estudiantes de Izquierdas, Juan Ignacio Díaz, aseguró que sus compañeros en Derecho "no pueden desarrollar su actividad con normalidad", ya que sufren "amenazas orales permanentes" o pintadas con mensajes tan explícitos como "Os vamos a matar". Díaz también denunció el caso de la asociación Nuevo Cauce, en Económicas, que en diciembre difundió un cartel contra "maricones y lesbianas".

Un portavoz de la Complutense se limitó ayer a señalar que ninguna asociación estudiantil incluye referencias a la violencia en sus estatutos fundacionales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS