Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arzalluz dijo a HB que Euskadi sería soberana entre 1998 y el 2002

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, comunicó en abril de 1990 a dirigentes de Herri Batasuna que su partido tenía un plan diseñado y con fechas para alcanzar la soberanía política de Euskadi. "La soberanía de Euskadi, estilo Lituania, a proclamar entre el 1998 y el 2002". Así consta en el acta levantada por Herri Batasuna de la reunión mantenida con el líder nacionalista vasco el 26 de abril de 1990 y que fue conocida por el Gobierno dos años después y publicada en EL PAÍS en abril de 1994.

El acta, considerada inicialmente como una "bomba" por las posiciones que mantenía el máximo líder del nacionalismo vasco, se relativizó tras el asesinato, en 1993, a manos de ETA, del sargento mayor de la Ertaintza, Joseba Goikoetxea, militante del PNV y hombre de confianza del poderoso primer consejero del Interior del Gobierno vasco, José María Retolaza. Goikoetxea, que había sido condenado junto con Retolaza por el "pinchazo" telefónico al ex lehendakari Carlos Garaikoetxea, no fue la única víctima de los militantes del PNV en el seno de la policía vasca. Tres años después, en 1996, Ramón Doral, que trabajaba también en labores de información política, era asesinado por ETA.Estos dos asesinatos abrieron un foso en el diálogo permanente que el PNV ha mantenido con Herri Batasuna y que ha culminado en 1998 con el acuerdo de Estella, en el que ambas organizaciones coinciden en un proyecto concreto que reclama la soberanía política para Euskadi.

La reunión del 26 de abril de 1990, que cobra actualidad al cumplirse las fechas anunciadas por Arzalluz a sus interlocutores de HB, se produjo dos meses después de la ruptura de las negociaciones del Gobierno con ETA en Argel. Por el PNV acudieron Xabier Arzalluz y Gorka Agirre, interlocutor habitual con el mundo de HB; por la coalición radical estuvieron presentes José Luis Elkoro, miembro de la Mesa Nacional de HB actualmente encarcelado, e Iñaki Aldekoa, que ya no pertenece a la dirección de la coalición.

El comentario de Arzalluz sobre el plan del PNV para conseguir la soberanía de Euskadi tiene que ver, según el acta, con el proceso de construcción europeo. "Los alemanes [los democristianos de la CDU con los que Arzalluz tiene buenas relaciones] más de una vez nos han expresado su apoyo diciendo que nuestras aspiraciones son perfectamente asumibles en la Europa del futuro. Nosotros tenemos un plan diseñado ya y le hemos puesto fechas. La soberanía de Euskadi, estilo Lituania, a proclamar entre el 1998 y el 2002. Lo que es impresentable en Europa es andar a tiros".

Gorka Agirre, que acompañaba a Arzalluz, señaló: "Al final tendremos que llegar a un acuerdo porque, para conseguir lo que buscamos, tendremos que gobernar con vosotros".

Aunque el objetivo principal de aquella reunión, según reveló el Equipo de Investigación de EL PAÍS que consiguió el acta, era evitar un choque frontal entre la Ertzaintza y ETA, lo que no se consiguió, la necesidad de negociar con el Estado para alcanzar un objetivo común a Herri Batasuna y el PNV -el derecho de autodeterminación- también estuvo presente en las conversaciones.

Éstas son algunas de las frases más significativas de Xabier Arzalluz a ese respecto. "Nosotros siempre hemos estado a favor de una negociación ETA-Estado. Nosotros no pondremos ninguna traba ni queremos protagonismo. Haced vosotros solos la negociación, pero hacedla. Nosotros sólo participaremos en la negociación a petición de las dos partes, por acuerdo previo de ambas partes. En caso contrario, no queremos ningún protagonismo. En el pacto de Ajuria Enea no se cierra la puerta a la negociación".

"Creo que es imposible que de la negociación ETA-Estado salga directamente el reconocimiento del derecho de autodeterminación. No están dispuestos a tocar la Constitución sobre este tema. En cualquier caso, el Partido Nacionalista Vasco está dispuesto a llevar la reivindicación del derecho de autodeterminación a cualquier instancia (...). Con negociación o sin negociación, nosotros vamos a ir hasta el final con el tema del derecho de autodeterminación. Un nuevo Estatuto ahora [1990], como consecuencia directa de la negociación, no lo vemos posible. Más tarde, sí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de enero de 1999

Más información

  • El acta secreta de la reunión celebrada en 1990 llegó al Gobierno